Julio López
está desaparecido
hace 5236 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Agronegocios: devastación y exclusión
Por ((i)) - Thursday, Feb. 14, 2008 at 1:00 PM
indymediacba@riseup.net

Agua, tierra, aire… en la mira



Agronegocios: devastación y exclusión



En Argentina, durante el menemismo empresas multinacionales como
Cargil y Monsanto, dedicadas a la explotación agropecuaria tuvieron el
camino libre para iniciar cultivos masivos de semillas genéticamente
modificadas. En poco tiempo la soja transgénica se posicionó como el
principal monocultivo de exportación generando gran cantidad de
divisas. Estas mismas empresas son las que tienen el control de todo
el proceso productivo; que necesitan, para que la rueda de la fortuna
no se detenga, expandir constantemente las áreas sembradas, la tierra
rica para los negocios.

La vigencia del modelo agroexportador de fines de siglo XIX recuperó
su auge en los noventa y continúa hoy. Lejos de pensar en una falta de
planificación nacional, existe un "destino pensado" para Argentina y
Latinoamérica. Durante la colonia las producciones argentinas eran la
materia prima de los productos ingleses. Aquí se criaba a las vacas y
se vendía el cuero a Inglaterra,; cuero que se curtía y convertía en
zapatos de industria inglesa, para regresar al país con precio de
manufactura. Hoy se siguen produciendo materias primas para ser
exportadas y se continúan comprando los productos terminados en el
exterior. El negocio de la soja no escapa a esta lógica. Se exportan
toneladas de soja cuyas divisas vuelven a los países ricos cuando se
les compran los productos industriales que nos venden.



En la pampa húmeda ya no se ven vacas, ni diversidad de cereales, ni
cultivos de vegetales: el monocultivo de soja se encarga de exprimir
los nutrientes de la tierra hasta matarla, de engrosar las divisas y
exportaciones argentinas, y de contaminar poblaciones enteras con sus
fumigaciones, llegando al extremo de la muerte en cientos de casos.

Los sojeros talaron 5 millones de hectáreas de bosques y montes desde
1996 a la fecha.



LAS TIERRAS

Drásticamente famillas enteras de campesinas/os pasaron a ser parte de
los agronegocios pero del lado del reverso. Hoy los/as campesinos/as,
despojadxs y expulsadxs de sus tierras, transitan el desdichado camino
del éxodo hacia los cinturones marginales y empobrecidos de las
ciudades.

Lxs que se quedan a defender sus chacras, huertas y animales, son
cercadxs y criminalizadxs por las leyes, los bancos, los jueces, la
policía, las armas largas y las topadoras.

La tenencia de la tierra es una batalla silenciosa que se libra
diariamente en suelos campesinos mientras los gobiernos locales,
provinciales y el nacional hacen la 'vista gorda'.

Las familias campesinas son poseedoras de sus tierras pero no tienen
títulos de propiedad. Según el Código Civil son propietarios de la
tierra quines pueden demostrar que hace 20 años o más viven en ella.
Pero este derecho es inaccesible para muchxs. De este modo, las
familias campesinas enfrentadas a la desigualdad ante la justicia y
las leyes, se convierten en usurpadoras de las tierras donde han

vivido por generaciones.

Las grandes empresas y los productores tienen recursos para obtener
"títulos de propiedad" e inclinar la balanza judicial a su favor.
Los/as campesinos/as tienen instrumentos legales precarios, derechos
negados, y muchas figuras criminales que les calzan a la perfección.

En nuestra provincia hay 100 mil hectáreas en conflictos por desalojos
y más de 60 campesinos/as imputados por organizarse y sostener el
legítimo derecho a defender sus tierras.



EL AGUA

Las luchas por la apropiación de las tierras campesinas también
incluyen las disputas por el oro azul. En el norte de la provincia,
característico por su clima árido y seco, los empresarios que compran
terrenos para cultivos arman acuerdos para llevar a 'Sus campos'
mayores provisiones de agua. Tal es el caso de la zona de Cruz del Eje
donde se encuentra el dique Pichanas.

Allí menos de 30 empresarios gozan del canal derecho: un canal de
cemento que lleva un gran caudal de agua a todas las horas del día y
en todas las épocas del año. Las familias campesinas gozan de un
pequeño canal (el izquierdo), de tierra con escasa agua que comparten
entre las 300 familias.

En 2004, el Gobierno de la Provincia de Córdoba autorizó el proyecto
de modernización e informatización de la ´Colonización Paso Viejo´ del
margen derecho, que contemplaba un desembolso de $2.500.000, para
menos de 30 empresarios. El gobierno de la provincia sabe de estas
desigualdades, de más de 20 años, y las sostiene e incentiva.

En la mayoría de los casos lxs campesinxs viven de sus cultivos y
crías de animales, la tierra y el agua son imprescindibles no solo
para la supervivencia, sino que esta manera de producción forma parte
de su modo y elección de vida.





EL AIRE

No solo las tierras campesinas sufren la invasión sojera, también el
aire es invadido por los químicos contaminantes de las fumigaciones
para semillas transgénicas.

La soja transgénica, cultivada para alimentar animales del primer
mundo, es fumigada con sustancias altamente riesgosas para la salud
humana.

Estamos hablando de: Rifosato, DDT, Malation, endosulfan, el 2 4 D,
todos agroquímicos que traen consecuencias nocivas para la salud.
Producen desde nauseas hasta diferentes tipos de cáncer, leucemias,
mal formaciones, enfermedades bronquiales, abortos espontáneos y en
muchos casos la muerte.

En la ciudad de Córdoba, a 7 km del centro, hay un barrio que conoce
de las consecuencias de los agrotóxicos: Ituzaingó Anexo. Un grupo de
Madres, alarmadas por la situación comenzaron a luchar hace siete años
en contra de los sojeros para evitar las fumigaciones en los campos
del barrio y cercanos a él. Por diferentes ineptitudes y decisiones de
inacción la situación hoy no ha sido revertida. Aún no han dejado de
fumigar. Las familias de barrio Ituzaingó no tienen otra salida que la
larga lucha.

Pocos meses atrás, las Madres denunciaron que las fumigaciones se
siguen realizando, con un descaro tal que hasta pueden verse durante
el día las avionetas y camiones haciéndolo y que "la policía está pero
parece que en vez de protegernos a nosotros protege a los dueños de
los campos".

Hace pocos días vecinos y vecinas del barrio se reunieron con el
actual Intendente de la ciudad, Daniel Giacomino. Pidieron que les
compren las casas para que puedan mudarse. "Nosotros queremos que nos
compren las viviendas así podemos llevar a nuestras familias a lugares
seguros, que se le de oportunidad a la gente que quiere salir del
barrio" dijo Sofía Gatica, una de las madres luchadoras. Las familias
que aún quedan en la zona son las de menores recursos, no tienen otra
casa a dónde ir. Giacomino prometió gestionar una reunión con el
Gobernador Schiaretti, para dar una respuesta.

Recientemente, la Organización Panamericana de la Salud declaró "sitio
contaminado" al barrio. Según el último registro de lxs vecinxs, había
más de 300 enfermos de cáncer. "Ahora ténemos tres enfermos por
familia", dijo Sofía. Fueron necesarios largos años para que la
contaminación sea reconocida, pero aún no pueden parar a los/as
desconocidos/as dueños/as de los terrenos que siguen fumigando.

Ituzaingó es una muestra de los incontables casos de contaminación que
existen en la provincia y el país.

Hace dos años, distintas organizaciones lanzaron la Campaña "Pare de
Fumigar", donde participan las Madres de Barrio Ituzaingó. Se
encontraron con la misma realidad en muchas otras ciudades de la
Córdoba y otras provincias. "Nosotros estamos yendo a todas las
ciudades a hablar con la gente a profundizar y a ver que nos está
pasando a todos porque en todas las ciudades que están rodeados de
campo les esta pasando lo mismo que a nosotrxs, se están enfermando,
están sufriendo las consecuencias de que los fumigan encima, como lo
que pasa en Villa del Rosario y en todas las ciudades, están llenos de
silos y cerca de lugares donde depositan los agroquímicos, y cerca de
los hospitales, de las escuelas y no respetan nada, no respetan la
salud de las personas", decía Corina, Madre de Ituzaingó, en una de
las entrevistas sobre la Campaña.



Campesinxs desalojadxs, en posición desigual ante la justicia y las
leyes, imputadxs por organizarse y sostener el legítimo derecho a
defender sus tierras.
La disputa por el oro azul: empresarixs con diques y canales modernos,
campesinxs sin agua para sembrar.
Fumigaciones que matan, en Ituzaingó, en Monte Cristo, en San Francisco, en Santa Fé, nos matan.
Consecuencias de esta realidad que se desarrolla en Latinoamérica, en la que
los monstruos se comen nuestra tierra, nuestra agua, se apropian del aire, nuestra soberanía alimentaria, y todo lo necesario para seguir viviendo y creciendo.
Su modelo sustentable: destruyen el monte; monocultivan; envenenan;
Exportan.
A nosotrxs nos venden espejitos de colores manufacturados.



agrega un comentario


lo peor está por venir !!
Por Aguado - Thursday, Feb. 14, 2008 at 2:45 PM

Lo que está pasando con el avance del monocultivo de la soja transgénica es gravísmo pero va a ser un poroto comparado con la que se puede venir si se avanza con la idea de producir biodiésel, u otros cultivos energéticos.
¡A prepararse que estamos sentado en los campos de nuestros futuros patrones !!!

agrega un comentario


Un verdadero desastre para la Argentina del futuro
Por Pedro - Saturday, Mar. 15, 2008 at 9:45 AM

El monocultivo de soja en nuestro pais, y con esto no digo nada nuevo, esta destruyendo uno de nuestros pilares como pais: ser productor de alimentos de primera calidad. Resulta que ahora no lo somos mas, y no lo volveremos a ser nunca mas, gracias a las ganancias egoistas de algunos cuantos sojeros, como Grobocopatel y otros sinverguenzas, inescrupulosos y verdaderos hipotecadores del futuro de nuestros hijos y compatriotas del futuro en Argentina. No tienen escrupulos en los negocios que hacen, no tienen etica, no tienen moral, no piensan en el mal que estan produciendo para el futuro del pais y de sus habitantes... y esto con la complicidad de los gobiernos que los dejan hacer... No se puede poner limite al monocultivo de soja transgenica? Digamos que solo un 1% de toda la superficie cultivada puede ser transgenica. Al momento, debe ser como un 70% mas o menos, no un 1%!!!. Esto no tiene salida. EL daño ya esta hecho, la Argentina esta herida gravemente, y con secuelas que duraran siempre... mal pais para vivir, el que hipoteca el futuro incluso de los ciudadanos que aun no han nacido (hablo de los ciudadanos con etica, no como los Grobocopatel o los politicos, que no tienen escrupulos para lograr su sucia plata...

agrega un comentario