Julio López
está desaparecido
hace 5916 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

PARAGUAY: Ycuá Bolaños, Sigue La Tragedia
Por Alejandro Sánchez - Friday, Feb. 29, 2008 at 1:23 AM
alejandrosanchez77712@hotmail.com

Siguen las burlas al dolor de las víctimas y sus familiares

YCUÁ BOLAÑOS: LA TRAGEDIA INTERMINABLE

Cuando la justicia es una pantomima, los intentos de pacificar una sociedad terminan en payaserías.

Pero en el caso del Ycuá Bolaños, en Paraguay, la cuestión es mucho peor, ni siquiera la tragedia griega podría alcanzar a describir tamaña catástrofe social y humanitaria.

No me refiero al incendio en sí, sino a las burlas grotescas que el dolor de las víctimas reciben de parte de un remedo de poder judicial y de una fiscalía que con mucha dificultad estuvo apenas a la altura de las exigencias.

Recientemente se descubrió una mafia judicial que se encargó de estafar a unas pocas víctimas que cometieron el gravísimo error de intentar arreglar extrajudicialmente la indemnización por daños y perjuicios. A estas pocas víctimas les hicieron firmar recibos que no se les entregó, todo gracias a uno de los muchos estafadores, con título de abogado, que pululan en Paraguay. Lógicamente, en un país minimamente serio, “abogados” de esta calaña terminan tras las rejas por la debida persecución que reciben de parte del Estado; sobran los delitos e infracciones que han cometido. Pero estos abogados no actúan solos, generalmente son solo los prestanombres o empleados de jueces, secretarios de juzgados, fiscales y hasta ministros de la corte de justicia. En Paraguay es normal que existan mafias judiciales que decidan que abogado ejercerá su profesión y qué abogado no la ejercerá. Los primeros siempre ganan todos los casos, los segundos sencillamente no pueden hacer cumplir la ley.

A pesar de lo mucho que lucharon las organizaciones de familiares y víctimas del Ycuá Bolaños para evitar la acción de estas mafias, finalmente algunos familiares de víctimas cayeron en la trampa. Incluso llegó a darse un entredicho por el mismo tema entre las organizaciones y los abogados principales de la causa; todo por un entendible pero tal vez poco conveniente acuerdo extrajudicial entre un grupo de víctimas y los asesinos.

Luego que se dio a conocer la estafa que sufrieron algunas víctimas (que no participaban de las organizaciones evidentemente) está claro que ningún acuerdo extrajudicial es recomendable. Lo peor de la estafa mencionada es que el Tribunal de Sentencia del caso ordenó la venta de algunos inmuebles embargados para el supuesto pago a las víctimas. Está claro que esa venta debe anularse por basarse en un abuso de derecho y por constituir un crimen de lesa humanidad (todo el procedimiento judicial en sí lo es, ya que causa sufrimientos innecesarios -o tortura- a las víctimas) Con la venta de esos inmuebles pierden todas las demás víctimas y por los montos manejados resulta ser más que un fiasco y trampa para evitar el debido resarcimiento legal.

Pero si esto es un horror, lo que pasó con el hallazgo de una evidencia clave es mucho más dramático. Resulta ser que el supuesto abogado querellante, Oscar Tuma hijo (que actúa más como defensa de los Paiva, atacando irracionalmente a la fiscalía), candidato a diputado del fascista Lino Oviedo, decidió mover y poner al descubierto algo que estaba absolutamente ignorado: Una pequeña parte de la chimenea de la panadería del supermercado siniestrado. Esta evidencia, relativamente clave, permaneció ignorada y olvidada en el depósito de la fiscalía.

La citada evidencia no fue ofrecida en el juicio principal, que se realizó, y por tanto no constituye parte del mismo; es decir, ya no tiene la más mínima importancia. Sin embargo, Tuma -especialista en atacar al fiscal Edgar Sánchez como si fuera el mejor abogado de los Paiva- realizó todo un show mediático, con la intención de desacreditar en lo más absoluto al fiscal Sánchez. El citado fiscal no ha tenido el mejor de los trabajos, pero sí estuvo a la altura de lo mínimamente exigente, manteniendo su postura de calificar la tragedia de homicidio doloso, algo que le ha valido el rechazo de la mayoría de las mafias del poder judicial paraguayo y de casi todos los ministros de la corte de justicia. Este fiscal, uno de los contados masones paraguayos que respeta su doctrina filosófica, tiene de por sí marcada su trayectoria profesional por haberse opuesto a dichas mafias (es de esperar que los cambios que se avizoran en Paraguay mejoren su porvenir) No es que se haga una defensa de Sánchez, pero es que hay que comprender en qué entorno se ha desenvuelto para notar hasta qué punto se está sacrificando por defender una postura que ha permitido cierto aire de respeto a las víctimas.

Por supuesto, Tuma y los abogados de los Paiva harán lo imposible por anular el juicio donde se condenó y se dejó en libertad a los asesinos (el único caso donde se declara quien es asesino y se deja libre al asesino) Ello alegando que la evidencia hallada era algo que debía estar presente en el juicio ya realizado. La citada evidencia sí está agregada en el juicio contra el “arquitecto de la muerte”, quien se encargó de preparar la trampa asesina que fue el supermercado siniestrado.

En definitiva, la tragedia que sufren las víctimas no está por terminar, sino que aún sigue comenzando, una y otra vez, en una tortura sin fin y sin límites. ¿Cuándo de una vez abriremos las puertas a la justicia en Paraguay?

Abogado Alejandro Sánchez

Activista de Derechos Humanos y Ecologista

 

 

Informes relacionados:

 

*Polémica aparición del ducto de la chimenea del Ycuá en depósito fiscal 

 

agrega un comentario