Julio López
está desaparecido
hace 5155 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Chaco: Desidia para el saqueo
Por Centro Mandela - Thursday, Jan. 29, 2009 at 1:18 PM
info@centromandela.com.ar Tel/fax: (54 - 03722) 428475 Avenida Alberdi N° 338 - Resistencia - Chaco - C.P. 3500

Las penurias de los pobladores pobres del Impenetrable

Por Marisa Pizzi

Los pobladores de El Impenetrable deben sufrir profundas e inaceptables penurias para acceder a los beneficios sociales. Además de las adversidades climáticas, las innumerables dificultades para sobrevivir, el abandono del Estado por décadas y el feudalismo municipal, los pobladores de esta zona sufren increíbles situaciones para acceder a los beneficios sociales. Esto ocurre solamente en El Impenetrable chaqueño, que vive bajo un verdadero régimen de apartheid.

Desde la semana pasada se ha abonado el subsidio por sequía. Muchos no alcanzaron a inscribirse por falta de información y de interés por parte de las autoridades de algunos municipios de la zona. Cuando los campesinos se acercaron a cobrar, se encontraron con larguísimas colas ya que el Nuevo Banco del Chaco solo atiende dos días a la semana (jueves y viernes). Los residentes en el pueblo comienzan a reservar su sitio desde el martes por la tarde, pero los que viajan en remises, el jueves por la madrugada, no alcanzan a cobrar ese día, por lo que deben dormir en la cola para -con suerte- cobrar el viernes. Todos soportan los soles más inclementes del continente y aguantan las lluvias que después no les permite regresar a sus hogares.

Desidias e irregularidades

Además, en el caso de los subsidios por sequía, se produjeron numerosas irregularidades. Muchas personas que se inscribieron no figuraron en la lista; debieron volver a sus hogares después de haber esperado dos días. Dejaron constancias de sus reclamos en la oficina de Desarrollo Rural local. Otros productores aparecían en la lista, pero sin el nombre o sin el apellido, con lo cual los cajeros del banco se negaban a pagar. Esteban Moreno, del paraje El Campamento, de más de 70 años de edad, fue uno de ellos; mientras se lamentaba, dijo lo siguiente: “yo hice la cola dos días y una noche; aparecía mi documento y mi nombre, pero no mi apellido; no me quisieron pagar”. El productor Amado Pérez figuraba como Amadeo; aunque figuraba correctamente su documento de identidad, tampoco le pagaron. Se repitieron otros casos del mismo tipo; muchos ni siquiera figuraron en la lista. En el caso del productor Juan Miguel Figueroa, quién posee 40 vientres y debía cobrar 2.200 pesos, solo recibió 220 pesos después de esperar dos días y una noche. Sorprende la enorme cantidad de errores y horrores cometidos por funcionarios y agentes del Estado; los responsables jamás imaginarán las tremendas consecuencias que provocan en la gente.

Un grupo de vecinos ha presentado semanas atrás una solicitud para que la sucursal de Misión Nueva Pompeya del Nuevo Banco del Chaco, la única que funciona en todo El Impenetrable chaqueño, atienda de lunes a viernes porque el servicio que presta es absolutamente insufieciente. Alfonso Correa debió viajar tres veces desde El Sauzal para cobrar el Plan Jefes de Hogar; como el remis le cobró 50 pesos por el transporte de ida y vuelta, el último viaje lo hizo únicamente para no perder aún más y pagar al remisero. Este poblador dijo lo siguiente: “yo no tenía con quién dejar los chicos en el campo; no podía pasar la noche en la cola, así que ese mes el subsidio le quedó a los remiseros y yo perdí tres días de trabajo”. Después agregó que “nosotros recibimos algunas veces las mercaderías del plan Hambre”, refiriéndose al plan Hambre Cero.

Muchos pobladores también se quedaron sin los pagos extraordinarios realizados a fin de año. Al momento de intentar cobrarlos, se les informaba que “ya se había revertido el dinero”. Otros realizaron los viajes, largas colas y después se encontraron con que solo pudieron cobrar 30 pesos. “No nos alcanzó ni para pagar el remis”, se lamentó otro poblador. Estas personas no tienen a quién consultar ni reclamar por estas graves fallas e irregularidades del sistema, que terminan por frustrar las pocas posibilidades de asistir a las poblaciones de El Impenetrable.

Los Saquean, con total impunidad

Además del mal trato hacia la gente por parte de algunos cajeros y cajeras, se han detectado numerosos casos en que no se les paga a los que van a cobrar el monto que figuran en los recibos. Aprovechándose del cansancio, del analfabetismo, de la falta de decisión para reclamar y de la impaciencia de los que están en la cola, muchos han cobrado montos que no coincidían con los recibos. A veces, el dinero faltante es de varios cientos de pesos. El Foro por la Democracia y la Dignidad de Nueva Pompeya informó sobre las irregularidades a las autoridades del Nuevo Banco del Chaco, pidiendo que se cambie a los cajeros; hasta ahora no se ha hecho más que rotarlos, por lo que el saqueo continúa.

Esta situación no ha sido denunciada ante la justicia por la gran distancia que existe; viajar hasta J.J Castelli, donde funciona las fiscalías y juzgados penales, genera un gasto de 100 pesos. Además, “si voy a la comisaría, me demoro y pierdo el remis”, se quejó un poblador del paraje. La Fidelidad, a quién le pagaron de menos y perdió la cuarta parte de sus ingresos. Otra pobladora de Fuerte Esperanza concurrió a cobrar con su madre, de avanzada edad, a quién debía sostener porque no podía caminar, lamentándose, dijo que “le pagaron a ella, y cuando cobré yo agarré la plata y me fui, sosteniéndola para que no se caiga; pero cuando llegué afuera y conté la plata, me faltaban 150 pesos”. Será por eso que, salvo en caso de discapacidad física, el banco no acepta que entren acompañantes para ayudar a las personas que van cobrar.

El saqueo a los pobladores no es de hoy. Una campesina del paraje El Sauzal recuerda cuando se pagó el “crédito de honor”; dijo que cuando “yo fui a cobrar me tocaba 1500 pesos; me entregaron un sobre cerrado, pero al salir la policía nos decía a todos que teníamos que pagar la semilla; me hizo entregarle 300 pesos; la semilla era una cantidad así”, dijo mostrando con las manos lo que no sería ni medio kilo de semilla. Además, aclaró que “yo no sé leer; fui con mi hijo más chico y él me decía tenés que pagarles”. Comentó que “con los aborígenes fue peor, les sacaron mucho más; como los agarraron de a uno, no pudieron hacer nada; después se juntaron y al otro día quisieron reclamar, pero no pudieron hacer nada”.

Los hermanos maristas, a cargo de Cáritas, tratan de dar una mano a la gente que viene al banco. Al agua caliente y los equipos de mate, sumaron la construcción de letrinas ya que no existen baños públicos para los que esperan en las colas. Además, habilitaron el salón multiuso para que pasen la noche, sobre todo cuando llueve y no pueden regresar a sus hogares. El Hno. David, señaló que “el municipio no colabora en nada”. Meses atrás, la municipalidad asistía con la entrega de números para evitar que la gente estuviera haciendo la cola, pero abandonó este servicio. Actualmente, las autoridades municipales son los grandes ausentes en el drama que cada semana significa la pésima atención del banco y la penosa tarea de cobrar los programas y planes de asistencias a los más necesitados.

Los esfuerzos del gobierno, tanto nacional como provincial, se diluyen ante la abrumadora realidad de abusos ilimitados, de indefensión y de despojo que sufre la población en El Impenetrable. En virtud de la existencia de ese esquema de explotación humana, el Foro por la Democracia y la Dignidad de Misión Nueva Pompeya ha recogido más de 1000 firmas para presentar un pedido, ante la Legislatura provincial, el Gobernador del Chaco y el Superior Tribunal de Justicia, para que dispongan la creación de un juzgado multifueros en Nueva Pompeya, con el propósito de que se ponga fin a los innumerables abusos que sufre la población más desamparada del país, que es la que vive en El Impenetrable chaqueño.

Es indispensable y urgente que las autoridades de los organismos relacionados con los pagos de los subsidios y beneficios sociales tomen intervención en este tema tan delicado, para garantizar que los recursos que el Estado destina hacia los sectores más excluidos lleguen plenamente a los destinatarios y no terminen en los bolsillos de los filibusteros.

Misión Nueva Pompeya, Chaco, 27 de enero de 2009.-

agrega un comentario