Julio López
está desaparecido
hace 5981 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Paraguay: Excluidos Ayer, Excluidos Hoy
Por Altermedia Paraguay - Tuesday, Feb. 24, 2009 at 9:22 PM

Un contra artículo que cae en la realidad decepcionante, sin perder la esperanza de la lucha popular

Excluidos Ayer Con El Neofascismo, Excluidos Hoy Con Fernando Lugo

 

http://www.paveleguez.com/img/noticias/1/mural_cotacachi.jpg

Mural "El grito de los excluidos" de Pavel Egüez (las demás imágenes del mismo autor). Más en Primer Mural de lo Grito de los Excluidos en Cotacachi, Ecuador

 

(15 minutos de lectura)

 

Después de la provincia de Corrientes, Argentina, Paraguay es el lugar más feudalista que puede existir por excelencia en Sudamérica. Durante 70 años para poder acceder a un lugar de servicio público (mal llamado empleo estatal o funcionario público) simplemente tenías que reunir tres características: 1- Saber alabar al mandamás de turno 2- Callar y hasta ocultar los errores del mandamás de turno y 3- Saber rechazar a los que critican al mandamás de turno. Obviamente, esto con la tónica neofascista (si perteneces al partido de gobierno, existes, si no perteneces al partido, no existes, es el mismo error en que cayó el socialismo real!!!). Es decir, uno debe saber bien qué lugar se ocupa en la sociedad paraguaya: Señor Feudal o simple siervo de la gleba. Caballero o villano. Patricio o vulgo.

 

A este feudalismo se opone la meritocracia democrática, es decir, la regla pública de que los mejores preparados y entrenados son los que deben ocupar los puestos de servicio púlbico; la meritocracia democrática se funda en la educación para todos, que es igualdad de oportunidades y de condiciones básicas para todos, esto es la esencia misma de la democracia. El sueño que se anhelaba ese 20 de abril de 2008, en Paraguay, era que por fin la meritocracia democrática iba a imponerse como norma en el servicio público; que bastaba con estudiar, ser un excelente trabajador y tener un verdadero interés por el bienestar general para acceder al servicio público.

 

http://www.paveleguez.com/img/noticias/4/m2_6_1.jpg

 

Seis meses después, la realidad ha aniquilado ese anhelo. La promesa de concursos públicos y trasparentes se ha perdido en el olvido. A duras penas se ha logrado liberar a la  salud pública de los vicios  fascistas del partido-estado, ello a duras penas, ya que la partidización fascista sigue casi impoluta en el nuevo gobierno.

 

En la educación pública no ha pasado nada prácticamente, allí ni ha llegado la idea de meritocracia (un ideal de origen liberal pero que actualmente es compartido por el socialismo también) A duras penas la dirigente gremial de los educadores, Corina Falcón, ha logrado disminuir algo la partidización neofascista en los cargos directivos del ministerio de educación paraguayo, ni hablar de la reforma educativa, que sigue siendo una utopía de sueños profundos.

 

http://www.paveleguez.com/img/grito/inicial.jpg

 

 Solo el servicio público diplomático ha adoptado parte de la meritocracia, pero no de una meritocracia democrática, ya que a dichas funciones solo acceden los que viven en la capital de Paraguay y, obviamente, los escasos y selectos alumnos de una escuela diplomática desconocida en círculos de la educación pública. Obviamente, 70 años de neofascismo dan la garantía de una muy probable educación diplomática totalmente verticalista, elitista y excluyente para la mayoría del pueblo.

 

Quizás alguna perdida y superflua secretaria pública se salve de la continuidad de la  corriente neofascista de la partidización de la administración pública.

 

http://www.paveleguez.com/img/noticias/4/m5_4_1.jpg

 

Pero hay una forma segura para que un ciudadano o habitante del Paraguay no acceda a ninguna función relevante del servicio público. Para no acceder a nada sencillamente tiene que ser un ciudadano que active en organizaciones sociales demasiado progresistas y populares. Una de las mejores maneras de asegurar no acceder a ningún puesto relevante de servicio público es manifestar su adhesión y apoyo al Frente Social y Popular,  como le sucedió al comunicador social Marcos Ibañez. Lo mismo con otras organizaciones que busquen democratizar la administración pública. Sí, hay casos excepcionales y extraños de democracia participativa, como fue el caso de la dirección del IPS de Pilar, departamento de Ñeembucú, pero son casos extraños, muy extraños. Lo demás es lo mismo de siempre, neofascismo feudal y antidemocrático. El gobierno de Fernando Lugo, bajo la doctrina de los “cambios no traumáticos” mantiene este fascismo. En la formalidad estructural, Fernando Lugo sigue casi las mismas líneas de esos 70 años de antidemocracia, por eso su imagen se va al tacho de basura, rumbo hacia la histórica impopularidad de su antecesor, el pseudosocialista Nicanor Duarte Frutos.


Mural Grito por la Diversidad, 2002, cerámica policromada, 72 metros
cuadrados, Universidad Politécnica salesiana, Quito – Ecuador

 

 

La Necesidad de la Coordinadora Nacional de Desarrollo Social Integral

 

Cada institución pública se ha convertido en feudo de grupos politiqueros, los fondos estatales se usan en forma discrecional, sobre todo los recursos de las llamadas binacionales, que no solo no han disminuido su personal superfluo (esos que no trabajan pero que cobran millones) sino que está aumentando la cantidad de estos “servidores públicos” que no prestan ningún servicio más que el de calentar asientos y cobrar dinero que le pertenece al pueblo paraguayo.

 

Con esta continuidad neofascista, para el comienzo de 2010 el gobierno de Fernando Lugo estará en una situación similar a la del gobierno de Fernando de la Rúa en 2001. Caerá en medio de una gran crisis económica que ya comenzó, en un enorme y gigantesco pozo de impopularidad por sostener un pantagruélico gasto en sueldos para politiqueros en vez de utilizar ese gigantesco monto de dinero en invertir en capacitación y apoyo financiero a pequeñas asociaciones de campesinos y emprendedores populares (microempresarios) acompañados de redes de radios comunitarias y educativas; ambos grupos son los únicos que pueden generar fuentes de educación y trabajo en forma masiva. En cambio Lugo se apoya en la misma y fracasada fórmula de siempre: Obras públicas que solo dan trabajos con sueldos miserables a unos cuantos mientras los mismos oligarcas de siempre se llenan los bolsillos. Rodeado de un pequeño conglomerado de élite económica, sin apoyo en el congreso paraguayo, Lugo apenas parece un secretario más de un gobierno de partidos con prácticas neofascistas.

 


La historia se volvió vulnerable, 1990. Óleo sobre lienzo, 2.60 x 7.43m.

 

La hambruna, el desempleo masivo y las pestes se abaten sobre el Paraguay, como al resto del planeta. Fernando Lugo apuesta a la fórmula capitalista del FMI, que su dogmático ministro de economía le sugiere.  Ni hará falta conspiración golpista alguna para que caiga el gobierno de Lugo, el propio gobierno caerá por sí solo, atrapado en su asfixiante partidocracia elitista.

 

Pero entonces, los excluidos de ayer, de hoy y de mañana algo tenemos que hacer, hemos sufrido por décadas como para dejar que un ex obispo nos robe el sueño de cambio por no entender esto de ser gobernante y no clérigo.

 

Ya no basta con proponer cambios, ya no basta con solo presentar carpetas de proyectos, ya no basta con sentarse a dialogar sobre nada que nada cambiará. Es hora de imponer la meritocracia democrática y popular. Los activistas y las organizaciones sociales ya no tenemos que conformarnos con presentar proyectos sociales a un gobierno dirigido por elitistas de cualquier color, ya debemos empezar a exigir que los hombres de confianza democrática sean los administradores del servicio público. No solo bastan marchas para cambios de políticas, sino que son necesarias marchas para quitar a los politiqueros del servicio público y poner a los que sean confiables para la democracia participativa y las organizaciones  civiles y sociales.

 

No solo se necesita una coordinadora de reforma agraria integral, se necesita una Coordinadora de Desarrollo Social Integral, no administrada por tecnócratas elegidos desde arriba por élites neofascistas, sino elegidos por las propias organizaciones. Ya se tuvo una pequeña experiencia así, pero no basta una pequeña experiencia, sino una práctica completa no solo en lo agrario, sino en todas las esferas del gobierno, desde el ministerio de defensa hasta el servicio diplomático.

 


Mural Más allá de la esperanza (detalle), 1993.
Óleo y granito sobre madera. Fundación San José. Quito.

 

En Bolivia, mediante una radical y durísima lucha social se logró que sea el pueblo el que gobierne directamente y no una élite del MAS. Esa lucha continúa hasta ahora, porque las organizaciones sociales son rebeldes al imperialismo, pero también son rebeldes a Evo Morales cuando este no las escucha.

 

Ese es el único camino para impedir que Fernando Lugo continúe en el camino de suicidio político que actualmente está recorriendo, aupado por la élite partidócrata, mientras la oligarquía mafiosa disfruta alegre cada paso al precipicio que da el ex obispo, guiado por asesores que nada saben de lucha social ni mucho menos de estrategias políticas para una revolución democrática y social posible.

 

 

Abogado Alejandro Sánchez

Acivista de Derechos Humanos y Ecologista

Pacifista Solidario Internacional

 

 

Artículos Relacionados:

 

Paraguay: Sindicalista Denuncia Grosera Politiquería En Educación Nacional De Lugo

Paraguay: Avanza la Democracia Participativa

 

Lo que le puede pasar a Fernando Lugo en el 2010:

 

El Cacerolazo - La guía de Historia

Cinco años el Cacerolazo Argentino : Argentina Indymedia (( i ))

agrega un comentario