Julio López
está desaparecido
hace 6427 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

De La Sociedad Del Conocimiento A La Revolución de la Concienciación Trascendental
Por Boletín Nro. 11 del Ecólogo Social - Monday, Mar. 30, 2009 at 6:07 PM

Una Nueva Mentalidad y Cultura Para Una Nueva Civilización Ecológicamente Sustentable

DE LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO A LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIACIÓN

 

“El conocimiento es poder” expresa esta frase de gran significado y realidad. Pero de la realidad dónde el pensamiento depredador y la competencia sin límites son la constante. Competencia o competencias según la pedagogía, ningún “constructo” escapa al valor cultural de las palabras; como la actual cultura, levantada sobre la base del egoísmo y la mezquindad. Lo llaman modernidad e incluye al posmodernismo y su individualismo relativista sin límites, su mirada a la naturaleza como bestia a ser domada y explotada hasta la extinción en el avanzado circo romano del consumismo irracional. Esta etapa de la evolución humana ha sometido todo los aspectos de la vida humana, desde la gestación neonatal hasta la forma en que nos miramos a nosotros mismos después de la muerte. Su destrucción sin límites está llegando a su fin, o cambiamos de civilización o desaparecemos, llevándonos a toda la vida en el planeta. La guerra nuclear nunca está lejos.

 

El gran cambio a una nueva civilización realmente sustentable es político, pero sobre todo íntimo. El cristianismo, cuando era un movimiento místico y cultural proscripto, se popularizó masivamente no por apoyarse en la espada y el fuego, sino por fundarse en la esperanza y el amor universal. Los romanos marginados, el populus y la prole, abrazaron fervorosamente al cristianismo; se le sumaron no pocos patricios, o mejor dicho, patricias romanas hastiadas de una existencia sin sentido y que era solo el de sujetarse a unos dioses demasiado caprichosos que solo prometían un Hades vacuo; mientras su vida era de marginación y sometimiento al macho romano, que en los hechos podía hacer lo que quería de las patricias, a pesar de la ley romana.

 

La visión apocalíptica de Juan fue el crisol de la esperanza y felicidad cristianas; al anunciar el rápido fin de un orden injusto y el advenimiento inmediato de un orden más justo: Nacían las utopias religiosas, el saber que los sufrimientos podían ser redimidos como amor y esperanza. Una doctrina mística así, tan intimista y liberadora, no puede menos que volverse la vivencia de casi todos los marginados y, al final, en el patrón cultural preponderante. Jamás un Constantino hubiese impuesto un cristianismo imperial si no tenía este una base popular.

 

Hoy nos encontramos en los mismos tiempos apocalípticos de Juan, quizás verdaderamente apocalípticos en el sentido bíblico y escatológico. El mundo cristiano así lo sospecha, pero no solo los cristianos, también los budistas tienen su apocalipsis con El Retorno de Shambalha, entre los musulmanes solo los sunitas tienen profecías. Para los taoístas y muchos pueblos aborígenes siempre hubieron y habrán tiempos apocalípticos en forma cíclica, como el caso de la eterna batalla entre Kay Kay y Txeg Txeg de los mapuches1.

 

Ahora son tiempos de cambios y de reaprendizajes, de dejar ese consumismo extremo e irracional por una vida más sencilla y sustentable; de reconstruir una nueva civilización que sea ciertamente ecológica. Tiempos de dejar de hablar de ricos y pobres para hablar de calidad de vida sustentable para todos. ¿Cómo ofrecer la ecosencillez si todo el mundo lleva siglos de buscar el paraíso materialista hiperconsumista y capitalista? La respuesta está en reaprender una nueva mística liberadora, una utopía trascendental que dé un nuevo sentido a la vida. La ciencia actual ya tiene algunos indicios de este tipo de mística liberadora que no necesita ser irracional ni mucho menos fanatizadora. En parte el budismo Zen ha mostrado los secretos de saber mantener un estado de felicidad inigualable con un estilo de vida ni tan estricto ni tan indeterminado. Un estilo de vida que incluye la práctica especial de algunos tipos de gimnasia, meditación, alimentación pero sobre todo un enfoque radicalmente diferente sobre el ser humano y su papel en el universo y el medio ambiente que lo rodea. Este nuevo enfoque se basa en un desarrollar la capacidad de ser feliz, de ser feliz realmente sin necesistar destruir y consumir tantos recursos naturales. Como aporte en el cristianismo y viceversa, este nuevo Zen también da importancia a la solidaridad y al interés colectivo o interés general.

 

Al Cristianismo Zen, hecho más una nueva filosofía práctica trascendental que una religión, se le suman nuevas corrientes políticas verdaderamente progresistas, dónde la ecología y los derechos humanos equitativos para los excluidos son los temas principales a ser estudiados y solucionados.

 

Estas nuevas corrientes progresistas se están comprendiendo en lo que se denomina Trasnmodernidad, vocablo difundido inicialmente por el filósofo Enrique Dussel. Pero esta revolución cultural, que se proyecta como revolución política, debe necesariamente tener una fuente de mística liberadora, los aportes de la Teología de la Liberación, con aportes del Zen, dan cuerpo a esta mística racional.

 

Una revolución cultural y política, que busca convertirse en revolución social liberadora de los excluidos de la actual civilización, sería masivamente apoyada si amplía los horizontes trascendentales de los marginados y excluidos. La ecología social necesita de una ecología interior trascendental para lograr el cambio hacia una nueva civilización.

 

Obviamente esta nueva mística trascendental debe ampliar las capacidades de la conciencia humana. Ya no basta una “Sociedad del Conocimiento” que solo se enfoca en el universo como un medio a depredar y someter brutalmente, como   la “Reforma de Bolonia” lleva implícita en su orientación instrumental de la educación. Se necesita una Sociedad de la Concienciación, de una conciencia que busque desarrollar las cinco grandes virtudes: Paz Interior, Sabiduría Trascendental, Amor Universal, Armonía Integral y Ubicuidad Fluida. Solo con estas cinco grandes virtudes es posible desarrollar una nueva conciencia altruista, solidaria, fraterna y verdaderamente democrática.

 

Abogado Alejandro Sánchez

Activista de Derechos Humanos y Ecologista

Pacifista Solidario Internacional

 

Artículos científicos relacionados:

 

Cerebro creyente, cerebro no creyente

La religión como subproducto evolutivo

 

 











1    Los mapuches fueron el pueblo más combativo e irreductible de la Pampa seca argentina, gracias a esa resistencia sobrevivieron al genocidio del desierto, mal llamado “Campaña del Desierto” que fue llevada adelante por el históricamente polémico Julio A. Roca. Los intelectuales argentinos recién están comprendiendo el grave error que se cometió con los pueblos de la Pampa. Por suerte la supervivencia de los más resistentes de los araucanos, los Mapuche, nos permite hoy disfrutar del riquísimo legado de su cultura y su mitología, que encierran profundas y trascendentales verdades incluso para nuestros tiempos. Más en http://www.radialistas.net/clip.php?id=1100219




Informes Nacionales

Paraguay: Ministra sostiene que mediante el reciclaje de basura se generará salud

 


Chaco Argentino: Siri: El gobierno oculta la epidemia. Hay más de 5.000 casos en la provincia,
La ministra Ocaña vino a Charata: confirmó 1200 casos de dengue, Casos de dengue llegan a 2.270 en Argentina

Informes Internacionales

Informe Mensual de Biodiversidad del CIP Americas Program

Esta nota forma parte de una nueva serie de noticias sobre temas de biodiversidad en las Américas y recogen los casos más importantes de amenazas a la biodiversidad y resistencia desde la base. Esperemos que esta serie ayudara en entender los riesgos para el planeta y tejer redes para protegerlo.



Reflexiones Ecosociales



Los actos simbólicos no bastan

A iniciativa de WWF el próximo 28 de marzo, a las 20:30 se ha convocado un apagón mundial de una hora que involucrará a los gobiernos, ciudadanos y empresas en una acción conjunta para llamar la atención sobre los efectos del calentamiento global. Hasta ahora, más de 1.000 ciudades se han comprometido a apagar las luces de sus edificios más emblemáticos. Según la organización WWF se trata “de demostrar que la lucha contra el Cambio Climático es posible” y de “comprometer a los gobiernos ante la Conferencia sobre Cambio Climático de Copenhague (Diciembre, 2009)”. La asociación Globalízate apoya el acto porque permite que el asunto del cambio climático vuelva a los medios de comunicación y a la sociedad, pero cuestiona la dificultad de evaluar si se han conseguido los objetivos tras el apagón. El primer objetivo es imposible de alcanzar si mantenemos la misma lógica de producción y consumo mantenida durante el siglo XX y basada principalmente en el consumo de combustibles fósiles y en segundo lugar, no será hasta diciembre cuando comprobemos si los gobiernos alcanzan un acuerdo importante. En ese momento, ya nadie se acordará del apagón.



Los recortes de carbono solo significan un 50% de posibilidades de salvar el planeta

Los mejores esfuerzos del mundo por combatir el cambio climático probablemente no ofrecerán más que una posibilidad del 50% de mantener los aumentos de temperatura por debajo del umbral del desastre, según una investigación de la UK Met Office. El objetivo clave, que es mantener el incremento esperado en 2 ºC, más allá del cuál el daño en el mundo natural y la sociedad humana podría ser catastrófico, está lejos de asegurarse, sugiere la investigación, incluso aunque todos los países se impliquen ahora mismo en un programa de choque radical y enorme para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: cuando dicho programa no está garantizado.




En defensa del decrecimiento

En los países ricos hay que reducir la producción y el consumo porque vivimos por encima de nuestras posibilidades sin tomar en cuenta los límites medioambientales y de recursos del planeta. Las sociedades opulentas deben tomar en consideración la conveniencia de cerrar o reducir la actividad de muchos de los complejos fabriles hoy existentes. Estamos pensando, cómo no, en la industria militar, en la automovilística, en la de la aviación y en buena parte de la de la construcción.

http://www.ecoportal.net/var/ecoportal_net/storage/images/objetos_relacionados/imagenes/381_6_12/1541252-1-esl-ES/381_6_1.jpg





Acuicultura Insostenible en Chile. El salmón, por el mismo camino que el salitre y el carbón.


El ISA, así como otro importante número de enfermedades que afectan a la industria del salmón en Chile (caligus, síndrome riquexial del salmón, enfermedad bacteriana del riñón, vibriosis, enfermedad bacteriana de las agallas, entre otros) son fruto del manejo insostenible de los cultivos de peces.

http://www.ecoportal.net/var/ecoportal_net/storage/images/objetos_relacionados/imagenes/382_3_1/1542404-1-esl-ES/382_3_1.jpg



Uno de los principales científicos del mundo, dice que la acción directa y la protesta podría ser la única forma de hacer frente al aumento de las emisiones de carbono.





James Hansen: “El proceso democrático no funciona”


James Hansen, un climatólogo de la NASA, dijo a The Guardian que los lobbys corporativos están socavando los intentos democráticos de recudir la contaminación del carbono. “El proceso democrático no parece que este funcionando”, ha comentado. A punto de unirse a una protesta contra la sede central de la compañía energética E.ON en Conventry, Hansen comentó: “La primera acción que la gente debería tomar es usar el proceso democrático. Lo que está frustrando a la gente, incluido yo, es que la acción democrática afecta a las elecciones pero lo que obtenemos de los líderes políticos es una falsa posición ecologista.


Antropología Ecológica


La emoción en la música es universal

Miembros de una tribu africana, que nunca habían sido expuestos anteriormente a la música occidental, reconocieron casi las mismas expresiones de alegría, tristeza y miedo en dicha música que cualquier oyente occidental.

Foto
Aquel que tiene sensibilidad para la música probablemente se pondrá triste o melancólico al escuchar el adagio para cuerdas de Samuel Barbel. Quizás se vea también hipnotizado y transportado a un lugar exótico por Duke Pearson y su “The Phantom” o su “Wahoo!”, o quizás se alegre al oír una canción pop tan tonta como “The party punch” de oh no! oh my!
Cada cual tenemos nuestros gustos particulares. Además estamos condicionados por nuestra historia vital y las asociaciones personales que hacemos con determinadas piezas musicales a la hora de juzgarlas. A pesar de todo, en nuestro foro interno, creemos que las sensaciones que recibimos son universales y que otros seres humanos, o al menos otros con una sensibilidad similar a la nuestra, se sentirán de la misma manera que nosotros al oír ciertas canciones, aunque pertenezcan a una cultura diferente. Sentimos que no puede ser de otra manera.
Pero esto choca con lo que ciertos antropólogos, con su relativismo cultural, nos dicen. En su obsesión por dogmatizar la idea de que absolutamente todo lo que hace el hombre es cultural, afirman que los sentimientos experimentados al escuchar ciertas músicas serían meras convenciones sociales dentro de un determinado contexto cultural y que, en teoría, deberían de ser distintas para cada sociedad.



Estudios Científicos

 

Más resultados sobre cambio climático


Foto


En rojo se señalan las zonas que se inundaría en esa región europea si el nivel del mar sube solamente 1 metro. Foto: CReSIS.

En un esfuerzo más de denuncia sobre el desastre ecológico y medioambiental hacia el que nos dirigimos, NeoFronteras hace un resumen de una pequeña parte de la investigación realizada sobre este asunto en las últimas semanas. Esta información se suma a otros resultados ya cubiertos por esta web y por la prensa tradicional. Conviene que se lo imprima si se cansa de leer en la pantalla, pero no lo ignore. (leer más…)

 

Dimensiones de la Crisis. Otro mundo ¿es realmente posible?

Utilizando el parámetro de la huella ecológica por un lado, y el índice de bienestar humano de la Organización de las Naciones Unidas, un grupo de investigadores confeccionaron un método para cuantificar el nivel de sustentabilidad de los paises. La aplicación de ese índice a 93 países, entre 1975 y 2003, reveló que no obstante los conocimientos acumulados y las medidas adoptadas durante ese periodo, la sociedad humana se ha vuelto menos, no más sustentable, con excepción de un país, Cuba.

http://www.ecoportal.net/var/ecoportal_net/storage/images/objetos_relacionados/imagenes/381_4_1/1540785-1-esl-ES/381_4_1.jpg




agrega un comentario