Julio López
está desaparecido
hace 5607 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

El dengue y la gripe A. Otro cantar
Por Romi (((i))) cba - Wednesday, Jul. 08, 2009 at 8:41 PM

(Nota realizada para "El portal de San Vicente", finalizada el 27 de junio.)

EL DENGUE Y LA GRIPE A. OTRO CANTAR

Hablar del dengue, de la gripe porcina o H1N1, del “mosquito peligroso” o de “la cepa de gripe de chanchos que mutó y ahora la tienen los humanos”, no es cosa fácil. Sobre todo porque desde hace meses ocupan las páginas más importantes de diarios, revistas, semanarios, y son abordados con insistencia en noticieros televisivos locales, nacionales e internacionales.
Hablar de dengue y gripe A en El Portal de San Vicente, pretende ser una invitación a conocer del tema, pero también a reflexionar sobre otros factores y datos que no son abordados por los medios tradicionales.

Un poco de historia… el mosquito Aedes aegypti
El “mosquito maldito” que aparece tan frecuentemente en los medios desde el verano no es novedoso para la Argentina, sobre todo para las provincias del norte que lo conocen desde hace décadas. Un documento publicado por estudiantes trabajadores en el área de salud en abril pasado sostiene: “el dengue no es una enfermedad nueva ni mucho menos erradicada: en el Norte del país es epidémica y emergente y en 2004 se registraron varios casos en Salta, Jujuy y Formosa que no tuvieron esta gran repercusión mediática. En aquella oportunidad algunos especialistas en infectología epidemiológica ya consideraban que estaban dadas las condiciones para que se registrara un brote importante y que las medidas de prevención eran insuficientes”(1.) De hecho los primeros casos compatibles con el virus del dengue en Argentina datan de 1916, aunque el virus se haya conocido recién en la década del ´50.
En 1998, hace más de una década, se desarrollaron los primeros casos de dengue autóctono: 330 casos en Salta. Desde allí y hasta el 2008 se registraron 3452 casos, de los cuales 2943 fueron autóctonos.(2)
De acuerdo a las estadísticas los casos de dengue autóctono tuvieron una explosión el verano pasado, sin embargo nos preguntamos una y otra vez por qué si en las provincias del norte ya existían casos conocidos hace más de una década, por qué si el número de personas infectadas iba en aumento cada año, por qué si había manifiesta preocupación y alerta de parte de personal médico de infectología; NUNCA SE TOMARON MEDIDAS SERIAS AL RESPECTO. Personal médico consultado sobre si era evitable la expansión de la epidemia del dengue, respondió: “era esperable el avance del dengue por la desigualdad social, la urbanización no planificada, el aumento de la temperatura, entre otros factores, que facilitan la proliferación del mosquito con el virus del dengue”(3).
Los/as estudiantes de Corriente Universitaria Plan B, en su documento antes citado, plantean: “creemos que el dengue debe ser el punto de partida para rediscutir el Sistema Sanitario Argentino y nuestra formación como futuros profesionales de la salud, y no sólo un problema que despierta el reclamo y la denuncia vacía de propuestas”. En este como en otros casos pareciera que las problemáticas “nacen” recién cuando llegan a los grandes medios, desconociendo el proceso de formación y la historia que llevan ya larga data.

El mosquito de la pobreza
Una de las descripciones habituales del dengue es que es una enfermedad infecciosa que se trasmite por un mosquito, y que no distingue entre sexo, edad, posición económica, color o religión. Si bien en el plano de lo ideal es así, en el plano de la realidad las distinciones sí están presentes. “La ausencia de servicios de agua potable y de cloacas, junto con las condiciones de hacinamiento en las que vive gran parte de la población, favorecen el ciclo de vida del mosquito vector. Es fácil deducir que los más expuestos son los que menos tienen”, sostiene el alumnado de la Corriente Universitaria. Es que no podemos desconocer que no se puede pedirle a alguien sin acceso a la red de agua potable que no almacene agua en recipientes, así como tampoco se puede pedir el aislamiento de alguien que no puede faltar al trabajo por depender del jornal diario.
Quienes viven esta situación cotidianamente no son las personas mejores posicionadas socialmente, no es necesario aclararlo.
La urgencia, creemos, pasa porque se tomen (y porque tomemos) medidas para prevenir esta y otras enfermedades, no por embobarnos detrás de los números de las estadísticas.

Gripe porcina, o gripe A.
“La epidemia de gripe A(H1N1) surgida en México tiene responsables concretos: el primer nombre propio es el de la empresa estadounidense Smithfield Foods Inc., la productora de carne porcina más importante del mundo”, así comienza el artículo publicado por Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique, Los Culpables de la Gripe Porcina.
La empresa estadounidense Smithfield Foods Inc es la mayor empresa de cría de cerdos y procesamiento de productos porcinos en el mundo. Ésta, como otras empresas del rubro, tuvo un crecimiento importante a partir del Tratado de Libre Comercio de los países del Norte (EEUU, Canadá y México). A partir de este convenio muchas empresas se asentaron en el país azteca. Las ansias de ganancias hicieron que aumentaran el número de cerdos en los criaderos a fin de producir más, y así ganar más.
Cerca de la localidad de La Gloria, (Veracruz, México) Smithfield Foods tiene su filial mexicana Granjas Carroll, “esa compañía posee más de un millón de cerdos hacinados en las 200 porquerizas situadas en los alrededores de La Gloria. (…) los habitantes locales se quejan de la hediondez y de las pésimas condiciones higiénicas de las cochiqueras”(4)
Ud dirá qué tiene que ver esta manera de producción con el boom de la gripe porcina. Allí vamos.
En 2003, cita el mismo artículo, la revista Sciencie ya había advertido que la gripe porcina estaba evolucionando en una fase rápida a causa del aumento del tamaño de los criaderos industriales y del uso generalizado de antibióticos y vacunas en las hembras porcinas. Esas dos serían las principales causas de la multiplicación y combinación de los virus.
En algún momento de 2008 o 2009 el virus se contagió de los cerdos a las personas. Algo muy fácil por el hacinamiento de los chanchos, antes mencionado, y por la falta de controles de sanidad (el virus pudo haberse transmitido por las botas de alguno/a de sus trabajadores/as). El artículo agrega que en La Gloria se venían detectando  “infecciones respiratorias parecidas a la bronquitis neumónica, con fiebre y fuerte tos” y que “el 60% de los habitantes” padecía de una nueva y atípica enfermedad.
Aparentemente, la empresa ubicada en Veracruz no cuidó el efecto de los desechos de su producción sobre el medio ambiente circundante, donde se encontraba la población de La Gloria, que sufrió el contagio.(5) Sin embargo no se realizaron los estudios pertinentes. Tampoco, ningún medio, ni el gobierno mexicano salieron a alarmar a la población. ¿Por qué? ¿Por qué si lo hicieron después?

En muchos puntos la historia del mosquito y del dengue, se asemeja mucho a la historia de los cerdos y la gripe.
También en el caso de la Gripe A sucede que quienes son más afectadas son las personas más descuidadas en cuanto a condiciones de vivienda, salud, trabajo. “Si hay inadecuadas condiciones de trabajo, deficiencias en las normas de bioseguridad destinadas a proteger al trabajador, incumplimiento de normas de protección del medio ambiente circundante, con una población empobrecida en las proximidades, con desnutrición y consecuentes bajas defensas y si, además, los mecanismos de vigilancia epidemiológica no funcionan, ya sea por desidia, desprecio por la vida de los más pobres o mezquinos intereses electorales o económicos; las condiciones sociales para el problema sanitario están dadas.”(6)

Los números, los medios, los datos: paranoia?
Como decíamos cuando empezó la nota, y como vivimos cotidianamente, el dengue y la gripe A son las vedettes de las noticias. Ahora con el cambio estacional nos enteramos más de los casos de gripe, durante el verano en cambio el dengue era el más nombrado.
Hasta el 27 de junio, los casos de muerte por gripe A sumaban 26 en todo el país. Hasta el 25 de junio las personas infectadas eran 1.391 (7). Sólo por comparar, según los datos proporcionados por el servicio de emergencia municipal, que centraliza las estadísticas de las atenciones realizadas en las calles de Córdoba, por día se registran entre 30 y 50 accidentes viales dejando alrededor de 70 heridos y entre 1 o 2 muertos, dependiendo del día de la semana (8). Entonces, mientras la gripe A lleva 26 muertes en todo el país, los accidentes de tránsito sólo en Córdoba llevan al menos 182 muertes. Ni hablar si nos ponemos a comparar los datos de muertes por desnutrición o por otras causas evitables.
Ramonet en su nota sostiene: “Hay poca evidencia de que este brote de gripe A(H1N1) sea, por el momento, más peligroso que las infecciones rutinarias de las cepas usuales de los virus estacionales, que cada año causan la muerte de entre 250.000 y 500.000 personas en el planeta”.
La pregunta que nos hacemos ahora es ¿por qué entonces los medios han enfocado sus ojos en el dengue y la gripe A por sobre todas las cosas?
Sólo para tomar en cuenta, y como datos a considerar queremos compartir algo de información e ideas.
Cuando se notificó el brote de gripe A en México, ya vimos que mucho después de que este apareciera por primera vez, el presidente mexicano Felipe Calderón y el estadounidense Obama, habían tenido una reunión en la que se plantearon acuerdos económicos y comerciales. México había obtenido un préstamo de 47 mil millones de dólares por parte del FMI para “casos de emergencia”. Inmediatamente después apareció el boom de la gripe (un “caso de emergencia”), provocando el aislamiento y la ausencia de encuentros entre las personas para discutir respecto a estos nuevos acuerdos bilaterales.(9)
Por otra parte tanto el dengue como la gripe provocaron un aumento en la industria farmacéutica que desde hacía años venía en caída: comenzaron a venderse masivamente barbijos, repelentes, paracetamol, antivirales, así como el aumento de las consultas médicas por la preocupación/paranoia de la población por estas enfermedades. El lucro sobre la desgracia: las empresas fabricantes de los antivirales, cuyas acciones estaban en baja, repuntaron con la epidemia porcina.
Viniéndonos más acá, en la ciudad de Córdoba, venimos sufriendo desde fines de 2008 y 2009 una profundización de la crisis. Aumento de la canasta básica, aumento de la inflación, aumento de la luz, el gas, el teléfono, el transporte público, los alquileres. Sube también el desempleo, y los salarios se mantienen tan pobres como siempre, como históricamente. Muchos y muchas trabajadoras vienen reclamando por estas necesidades, el malestar sentimos que crece y entre las elecciones y estos dos virus los medios nos hacen una especie de cortina de humo. Nos preocupamos más por alejarnos del estornudo del vecino, que por acercarnos a preguntarle por qué tiene cara larga.

“Las milanesas son el mejor medicamento contra la tuberculosis”
Horacio Micucci en su artículo antes citado concluye: “la epidemia de dengue, la fiebre porcina, el Mal de Chagas, etc. exigen no sólo respuestas médicas. Los ranchos, las casas precarias con hacinamiento, la convivencia directa con animales para la supervivencia, la falta de alimentos y agua potable, son causas de enfermedad.
Por eso es ineludible dar respuestas sociales a las causas sociales: Casas dignas, en lugares dignos, cloacas y agua corriente, tierra para el que la trabaja y, en fin, trabajo y salarios adecuados para asegurar pan, educación y, en consecuencia, salud.”
Sabemos que la gripe como el dengue pueden prevenirse con políticas y medidas sanitarias serias, nosotras y nosotros podemos empezar por abandonar el miedo y acercarnos a quienes están a nuestro lado para mejorar las condiciones de vida suyas y nuestras. ¿o acaso hemos leído o escuchado algún tipo de relación entre las cloacas sanvicentinas que explotan cada semana, y el boom del dengue?

  1. www.argentina.indymedia.org ¿Qué es el dengue? Corriente Universitaria PlanB 23/06/2009

2. Valeria Román, El ataque más feroz del dengue, Clarin, 06/04/2009

3. Valeria roman. Idem.
4. Ramonet Ignacio, Los culpables de la gripe porcina en Le Monde Diplomatique de junio, 2009.
5. Horacio Micucci, Fiebre Porcina: Epidemias, causas sociales, bioseguridad y defensa nacional Por FBPBA - Epidemiología - Sunday, May. 24, 2009 at 12:21 PM
6.idem
7.         La mañana de Córdoba “Salud confirmó primera muerte en el interior del país25/06/09”  http://www.lmcordoba.com.ar/2009/06/25/nota192984.html
8. Lucia Gonzalez - Yanina Soria en La mañana de cordoba, “Peatones atropellados, tercero en el ranking de accidentes” 24 /06/09 http://www.lmcordoba.com.ar/2009/06/24/nota192889.html
9. Daniela Parra TRIUNFALISMO OFICIAL Y AUMENTO DEL NÚMERO DE INFECTADOS. Gripe porcina en México: realidades que se esconden

agrega un comentario