Julio López
está desaparecido
hace 5507 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

'Tumbras sagradas en barrios VIP': Punta Querandí en portada del Diario Crónica
Por Indymedia Pueblos Originarios - Thursday, Apr. 29, 2010 at 3:18 AM
originarios-arg@indymedia.org

El domingo 25 de abril el Diario Crónica publicó un informe especial de dos páginas a color sobre "Los countries que pisotean una cultura". Reproducimos dicho artículo, redactado por la periodista Sandra Martínez, y la primera plana del periódico.

'Tumbras sagradas en...
la_rebelion_de_los_muertos_bajax.jpg, image/jpeg, 2000x1051

LA REBELION DE LOS MUERTOS

En el Dique Luján, vecinos pararon la construcción de un country sobre un cementerio aborigen. Una lucha despareja pero enfrentada con la dignidad propia de los humildes.

Por Sandra Martínez.

"Usted cuente esto de mí”, dice quebrada sobre sí misma Sara Espinosa de 94 años. “En la ciudad de Punta Canal hay una vieja que se llama Sara y tiene dos perros". La frasa, digna del comienzo de una novela, es dicha por la anciana descendiente de los antiguos habitantes de esta tierra salvaje en Dique Luján, partido de Tigre. Con una rama como bastón y un montón de leños humeantes en su rancho de chapas, Sara recuerda otro tiempo mejor. "Por acá donde usted está parada pasaba el tren, ¡cuánta vida y ruidos traía! Ahora no quedó nada. Por lo menos nos hubiesen dejado la tierra, hasta una tranquera me pusieron y un alambrado donde tienen vacas y caballos. Yo tengo que pasar entre ellos para salir de mi casa, apenas me puedo mover. Mejor morirse", sentencia.

Esta es la historia de las Saras, las Gracielas y los Albertos, entre tantos otros que un día de hace dos meses atrás dejaron sus vidas normales y sus casas para instalarse en carpas sobre una de las riberas del Canal Villanueva. Desde entonces defienden con porfiada voluntad la preservación de esa tierra que guarda en sus entrañas las huellas y los cuerpos de los querandíes. La amenaza sobre el lugar no viene de la mano de la naturaleza, sino de la inminente construcción sobre el cementerio aborigen de un nuevo country. Uno más. Desde enfrente se ven las garitas de seguridad del barrio privado Santa Catalina, construído también sobre una parte del camposanto.

Crónica visitó ese paraje donde los domingos a la nochecita se realizan ritos ancestrales de bendición a la Pacha y de purificación. Parados sobre una parte del inmenso cementerio, estos vecinos, algunos de ellos descendientes directos de los antiguos, explican sus convicciones y dan testimonio de apariciones y presencias espirituales que, claro está, no distinguen entre barrios privados o acampe. Aparecen sobre las dos orillas.

Hace poco más de una semana, un informe del Museo Etnográfico certifica que en el lugar se encontraron pedazos de un cráneo humano y más de 10.000 piezas arqueológicas. Este descubrimiento también fue certificado por el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. Por otra parte, ya han intervenido, además de varios legisladores nacionales, organismos oficiales como el Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI) y la Defensoría del Pueblo de la Nación.

Los vecinos que acampan en Punta Querandí denuncian la irregularidad de una transferencia de 3 kilómetros de tierras ferroviarias -20 hectáreas- del ex ramal que unía Ingeniero Maschwitz (Escobar) con Dique Luján (Tigre). Dos sociedades anónimas relacionadas a EIDICO gestionaron la compra de los terrenos y luego los cedieron a la firma de O'Reilly. La mitad de estas tierras fueron removidas para ampliar el Canal Villanueva, la otra mitad son lotes del country San Marco. De esta manera se les arrebató a los vecinos un camino de uso tradicional. Ya en 2000 la extensión del Canal Villanueva efectuada por la empresa cortó la calle Brasil, y destruyó el yacimiento arqueológico Garín y parte del sitio Punta Canal. "No tienen escritura sobre estas tierras, sólo un boleto de compra y venta que no parece demasiado serio. Estas tierras están administradas por la Onave, que es el Estado, que justamente es quien tiene que garantizar el respeto supremo a la ley y a los ciudadanos", afirman los vecinos.

"No nos vamos a ir. Día a día recibimos el acompañamiento de hermanos de otras comunidades -dice Alberto- como los diaguitas, aymarás, collas y mapuches". Esta es una pelea que crece y que no dejaremos. Los domingos a la tardecita se junta mucha gente para participar de la ceremonia de la Pacha.

-¿En qué consiste?
-Le damos de comer a la Pacha lo mismo que comemos nosotros, le ofrendamos a través de la comida nuestro amor y respeto hacia ella, luego mexclamos hojas de coca, azúcar y yerba y nos "humeamos" para purificar nuestros espíritus y darnos fuerzas para resistir.
-¿Este es un lugar mágico?
-Sí, totalmente -explica Graciela- aquí se siente y se vive con una energía muy especial.
-¿Han habido apariciones?
-Vemos fugaces luces que caminan al lado nuestro. A veces uno va andando y sentís el roce de una mano sobre tus hombros y te das vuelta y no hay nadie. Pero no somos los únicos, alguna gente que vive en el country de enfrente también lo percibieron, eso te lo puedo asegurar.
-¿Cómo es eso?
-Algunos vecinos se cruzaron en lancha hace poco para saber quiénes éramos nosotros y qué hacíamos acá. Cuando les explicamos, una de las señoras pegó un grito: "Yo vi dos fantasmas en mi casa y no se lo conté a nadie por miedo".
-¿Y qué pasó?
-Se quedaron asombrados y preocupados porque ellos ignoraban que sus casas también estaban construidas sobre un cementerio aborigen.
-¿Para qué quieren ustedes la tierra?
-Planeamos construir un museo con todo lo hallado, una salita para dar charlas y seguir protegiendo este lugar con su flora y su fauna tal cual fue desde siempre.

Las obras del country están detenidas. No las ha parado la justicia sólo la firmeza de algunos vecinos. Sara se sienta en su banquito y cierra los ojos. Sueña quizás con su infancia transcurrida entre los húmedales y los árboles con el único ruido del tren que se detenía en la estación Km. 4. Siempre supo que bajo sus pies estaban enterrados sus ancestros pero nunca les temió. "Hija, hay que tenerle miedo a los vivos. Los muertitos nuestros nos cuidan, no saben del mal".

A NADIE SE LE OCURRE BAJAR LOS BRAZOS

"Estamos acá desde el 19 de febrero cuando nos pusimos frente a las topadoras del empresario inmobiliario Jorge O'Reilly, directivo de EIDICO, para detener esta atrocidad, cuenta Graciela, y lo logramos. Preservamos estas dos hectáreas que son un sitio arqueológico muy importante. Pero además estamos acá para defender los derechos de los vecinos, a quienes directamente la ejecución de este barrio privado les ha cortado las salidas de sus casas. Hay dos casos especialmente graves: uno es el de la abuela Sara que vive solita, ella ya no puede acceder al camino principal: de un lado tiene un terraplén imposible de subir y del otro lado le han tomado el terrano para poner alambrados y tranquilas. No tiene salida. El otro caso es el de Luis, quien tenía la única entrada a su casa por la calle Brasil que ya no existe. Al principio lo dejaban pasar por el medio del country para llegar a su casa, pero un buen día le dijeron que no podía pasar más y ahora accede por un terraplén que también le dijeron que lo van a sacar en dos años. Cuando les preguntó cómo iban a hacer para pasar, desde la empresa le contestaron 'comprate un helicóptero'".

"Con tal de hacer su negocio, acota Alberto, descendiente del pueblo Com-Lec, primero quieren pasar por arriba con sus topadoras sobre los restos de nuestros antepasados para después pasarnos por encima a los vivos".

agrega un comentario


2
Por Indymedia Pueblos Originarios - Thursday, Apr. 29, 2010 at 3:18 AM
originarios-arg@indymedia.org

2...
tapa_cronica.jpg, image/jpeg, 505x640

agrega un comentario