Julio López
está desaparecido
hace 5549 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Afan totalitario de pretender imponer una historia oficial
Por Eduardo R. Saguier - Tuesday, Dec. 27, 2011 at 12:36 AM

En cuanto a las Academias Nacionales, entre todas ellas se destaco el activo rol cumplido por la Academia Nacional de la Historia. A pedido del entonces Ministro de Educacion Juan Llerena Amadeo, la Academia Nacional de la Historia -en su afan totalitario de pretender imponer una historia oficial- emitio en mayo de 1980 un dictamen acerca de cómo debe ser la enseñanza de la historia en la educacion argentina.

El contenido de dicho Dictamen, a juzgar por un numeroso grupo de historiadores democraticos (Viñas, Pomer, Bayer, Chavez, Teran, Bonaudo, etc.) entraba "...en contradiccion con los principios de la Constitucion, constituye una resignacion colectiva de los principios mas primordiales de toda vida academica, agravia nuestras libertades de pensamiento y de catedra, atenta contra la integridad de la ciencia, menoscaba el prestigio y vulnera la representatividad de esa corporacion, desborda su competencia, expone su autonomia, su inmunidad y pluralismo y compromete a sus futuros miembros". [35]

Amen de dicho cuestionado Dictamen, la Academia Nacional de la Historia colaboro tambien en la operación de maquillaje del regimen autoritario-terrorista, al ofrecerle reiteradamente tribuna a sus lideres mas notorios, habiendo invitado en septiembre de 1977 al entonces Comandante en Jefe de la Armada Almte. Eduardo Emilio Massera, para inaugurar una exposición historica en su sede central ; en Noviembre de 1979 al entonces Ministro del Interior Gral. Albano Harguindeguy para pronunciar el discurso inauguratorio del Congreso Nacional de la Historia de la Conquista del Desierto celebrado en Gral. Roca (Rio Negro) ; y el 13 de Octubre de 1980 al entonces Intendente Municipal Brig, Osvaldo Cacciatore, para presidir la inauguracion del VI Congreso Internacional de Historia de America. No conformes con esta ultima invitacion, la Mesa Directiva de la Academia Nacional de la Historia, su Presidente Enrique Barba y numerosos academicos de numero decidieron visitar colectivamente al entonces Presidente de facto Gral. Jorge Rafael Videla, con la excusa de acompañar a los invitados extranjeros pertenecientes a distintas Academias Nacionales de Historia del continente, evento profusamente publicitado por la prensa diaria.

Frente a tan activa colaboracion cosmetica con el regimen autoritario-terrorista, por parte de una intelectualidad publica y estatalmente laureada, cabe preguntarse ¿acaso el talento y la ilustracion canonizados excusan de sus responsabilidades politicas a los historiadores que colaboraron con dicho Regimen ? En el caso de Francia, durante la Posguerra, el Gral. De Gaulle estimo que "...cuanto mas grande era el artista, mas poderosa se suponia que era su influencia". [36] Por ende, para De Gaulle, ser escritor no podia convertirse en excusa, "...porque en las letras como en todo, el talento es un titulo de responsabilidad". [37]

Sin embargo, debemos señalar que hasta el momento ninguna de las instituciones culturales detalladas en la nota [32], complicadas en acciones u omisiones reñidas con el respeto a los Derechos Humanos y con la profesion de fe democratica ha verificado contricion alguna ni ha manifestado voluntad de contraerla. Tampoco la Academia Nacional de la Historia se dio por aludida cuando publicamente se le recrimino su complicidad con el Proceso. [38] Ni los nuevos miembros incorporados con posterioridad (Botana, Gallo, Luna, Cortes Conde, Amaral, Mayo) se manifestaron al respecto. Y tampoco el estado nacional, la Secretaria de Derechos Humanos ni las autoridades de la Secretaria de Cultura de la Nacion, de la cual dependen las Academias Nacionales, iniciaron sumario o expediente administrativo alguno. Si bien es de esperar que el actual Secretario de Derechos Humanos Dr. Eduardo L. Duhalde tome cartas en el asunto, en vano podriamos esperar algun desagravio publico por parte del Ing. Torcuato Di Tella, actual Secretario de Cultura de la Nacion, cuando el propio Instituto Di Tella, de su propiedad, eligio durante el Proceso a un Coronel del Ejercito (Cnel. Beltran) para presidir su institucion. En ese preciso sentido, en Francia durante la posguerra, cada sociedad de autores, publica o privada, realizo su propia depuracion, creandose a esos efectos los Comites Nacionales de Depuracion de Escritores y Literatos. [39] De cualquier modo, señala Lottman (1998), "...todas las sociedades estaban obligadas a hacerlo". [40]

Finalmente, debo concluir que para que un regimen politico democratico se consolide definitivamente y las libertades de pensamiento, de catedra y de critica sean una realidad tangible -como lo son en Francia y Europa en general- y no una pusilanime expresion de deseos, es preciso que el poder politico (Secretarias de Cultura y de Derechos Humanos) intervenga para que las instituciones culturales y profesionales se depuren, para que los colaboracionistas del regimen autoritario-terrorista paguen o indemnizen sus culpas y omisiones, y para que aquellos que supieron resistir a los regimenes dictatoriales no continuen siendo injustamente discriminados.

agrega un comentario