Julio López
está desaparecido
hace 4950 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Un joven tartagalense está desaparecido en Río Negro
Por El Tribuno - Friday, Jan. 27, 2012 at 8:05 AM

Lo último que se supo de él es que fue a un pub y tuvo un altercado con guardias.

Es una historia de desarraigo e inseguridad. Daniel Solano, de 26 años, viajaba cada tres meses a Río Negro junto a una veintena de jóvenes de su edad, para trabajar en la cosecha de manzanas. Se hospedaban en la misma finca del pueblo de Lamarque, a 10 kilómetros de Choele Choel, trabajan toda la semana y tenían el sábado para descansar.

El viaje que hizo en octubre del año pasado era el tercero para Daniel. “Si se quedaba aquí no tenía ninguna posibilidad de conseguir un trabajo. El es de la comunidad Cherenta, iba a trabajar tres meses, a descansar dos semanas y tenían previsto regresar en diciembre”, contó su tío Gerardo Tercero.

Pero el 4 de noviembre se abrió una honda herida en la familia de Daniel. Desde ese día nadie sabe nada del joven. Lo último que su familia supo es que había salido el día de descanso al pub Macuba, tuvo un altercado con personal de seguridad o de la policía, y desapareció. Sus padres están en Río Negro junto a la presidenta de la comunidad Cherenta y al abogado tartagalense Sergio Heredia.

La denuncia por trata

El pasado 18 de enero, Heredia denunció en la localidad rionegrina de Choele Choel a 6 policías del grupo especial BORA por la desaparición y supuesto homicidio de Daniel Solano y a una veintena de personas por encubrimiento. Entre ellos, encargados y empleados de la finca donde Solano trabajaba, y propietarios y empleados del boliche donde fue visto por última vez.

También realizó otra presentación en el Juzgado Federal de Orán por trata de personas. “Los chicos que se van al sur son captados en las localidades del norte; vienen a buscarlos en ómnibus y los hacen cruzar medio país en calidad de turistas. En las fincas son reducidos a esclavitud, golpeados y torturados por la policía con la complicidad de empresarios y funcionarios judiciales. A la familia de Daniel le querían hacer creer que el chico salió del boliche, se tomó un ómnibus y se fue a Río Negro. Inventaron un montón de testigos truchos pero con una desprolijidad que hasta un chico se da cuenta”, dijo.

Heredia consideró que “lo más grave que está sucediendo es que se llevan chicos de las comunidades aborígenes porque son los más necesitados pero también los más sumisos”. Por ello, sostuvo que “esta captación debe terminar y las autoridades de nuestra provincia, deben arbitrar los medios para que estos jóvenes tengan una salida laboral y no tengan que irse a la otra punta del país”..

Heredia sostuvo que es necesario que “las autoridades salteñas se interesen por lo que le pasa a los chicos que obligados por la situación económica son sometidos a golpes, abusos y hasta torturas por parte de las fuerzas policiales”.

Más allá de las denuncias, la realidad es que Daniel no aparece y, según Heredia, “desde que estoy en el sur ya se encontraron 4 cuerpos que serían de trabajadores temporarios. Mi teoría es que a Daniel Solano lo mató la policía luego de detenerlo, darle una brutal paliza y hacer desaparecer su cuerpo. Luego todos se pusieron de acuerdo para hacernos creer que se había ido del pueblo sin dejar rastros”.

agrega un comentario