Julio López
está desaparecido
hace 4689 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Nueva ley de Identidad de Género y transfobia en el sistema de salud
Por Elisa ((i)) - Thursday, Jun. 14, 2012 at 10:55 PM

En las 2° Jornadas Degenerando realizadas en la Facultad de Medicina se discutió sobre las prácticas homo-lesbo- transfóbicas en el sistema de salud. En tanto, las y los disertantes acordaron en que la sanción de la Ley de Identidad de Género representa un triunfo para la lucha del movimiento trans. Sin embargo, manifestaron que la vulneración del derecho a la salud y a la identidad no se resuelve con una ley. Asimismo, se pusieron en debate conceptos de género, sexo y sexualidad.

Nueva ley de Identid...
dsc04704_-_copia.jpg, image/jpeg, 3072x2304

Respecto a la sanción de la Ley de Identidad de Género, Daniela, de Autoconvocadxs por la Integración en la Salud (AISA), explicó que "si bien se anunció por los medios que el lunes 4 se podría hacer el cambio de DNI, a mí me pasearon por toda La Plata, estuve desde las 8.30 hasta las 2 de la tarde y no me dieron ninguna solución". Bruno, de Militantes de Transmasculinidades del Contractivismo, comentó que una compañera trans debió llevar el formulario. "En el Registro de las Personas le sacaron fotocopia porque no los tenían".

Valeria, otra participante de la Jornada opinó: "Más allá de lo bueno que pueda tener la ley, nos sigue reduciendo al binomio hombre-mujer, y así, negando las identidades trans". "A mí lo único que me cambia es el DNI, la discriminación no me la cambia".

Francisco, también de Militantes de Transmasculinidades del Contractivismo, en el Frente por la Ley de Identidad de género, destacó los avances que implica la ley porque, por ejemplo, pone al cuerpo médico "en la obligación de aprender cómo atender nuestros cuerpos". Sin embargo, agregó que "la medicina argentina está atrasada". Aún no se realizan cirugías que sí se practican en otras partes del mundo y que "nos permitirían estar más a gusto con nuestros cuerpo".

En ese sentido, se criticó la formación de médicos en esa Casa de Altos Estudios, donde se continúa enseñando bajo el "paradigma de la enfermedad". Por ello señalaron la urgencia de que una perspectiva de género no patologizante atraviese programas y planes de estudio. "Cuentan para eso con la ayuda de los expertos: nosotros", afirmó Bruno.

"En el consultorio el odio se viste de blanco"

Bruno y Francisco relataron su experiencia como activistas y varones trans. Afirmaron que ir a una consulta médica resulta traumático: "La mayoría de varones trans nunca fueron a una consulta ginecológica". Y agregó: "En los consultorios se niegan a atenderte y si te atienden, las médicas y médicos no saben cómo tratarte, cómo suministrarte las hormonas, o cómo realizarnos una cirugía".

Así como es distinta la complejidad de las cirugías para mujeres o varones trans, la discriminación también lo es. En las chicas en situación de prostitución predomina el interés por la salud del cliente.

En este sentido, Daniela -integrante de AISA y enfermera desde hace 25 años- relató su lucha "desde dentro" del Hospital San Martin, contra la medicina transfóbica. Desde AISA exigen una salud integral para el colectivo trans. "En Capital se implementaron los Consultorios Amigables pero los mismos no atienden situaciones de salud complejas. Las personas trans no sólo necesitan cirugías y hormonas", expresó.

También comentó como "las chicas trans que llegan al Hospital no son respetadas: no se las llama por su nombre, son derivadas a salas de hombres". Cuando se tienen que atender "los médicos se niegan, dicen que están cansados o que están en cirugías". "El Hospital San Martin está en una zona roja y muchas chicas se mueren desangradas en la calle porque saben que adentro no las atienden". De hecho, el Informe Nacional sobre la Situación de Travestis, Transexuales y Transgénero, da a conocer que el promedio de vida es de entre 32 y 45 años.

Ante esta situación, Daniela vio la necesidad de organizarse para mejorar la atención hacia personas trans en el Hospital. Además de realizar un petitorio y una colecta de firmas, AISA se dedica a la difundir su actividad dentro del Hospital. Así fue como una señora trans, de 75 años y con una fractura, vio un cartel de AISA y recurrió a Daniela. Ella tuvo que discutir varias horas con el médico de Guardia hasta que logró que se la interne en la sala de mujeres.

La importancia de la atención psico-social

Rosa, otra de las disertantes, especialista en psicología, afirmó que "en ésta Facultad se debería aprender a tratar a las personas desde una perspectiva psico-social y no solo biológica". Criticó asimismo la formación académica en la Facultad de Psicología, donde la Cátedra de Psicopatología, una de las más importantes de la carrera, sigue considerando que "las personas trans que deciden operarse tienen una patología".

También, marcó la importancia de "desandar una historia de la represión de la sexualidad" y, en ese sentido, explicó que "la sexualidad es anórmala, no tiene norma, se construye". "Es una aberración querer someter la sexualidad a pautas sociales y culturales, y al mismo tiempo, no puede pensarse su construcción por fuera de la sociedad y la cultura".

Por su parte, Bruno expresó: "Como activista trans tengo que marcar la diferencia entre sexualidad y género. Tener un género u otro te pone en un lugar u otro, atravesado por relaciones de poder. Por eso, hablar sólo de sexo o sexualidad, a mí como varón trans me niega". "Tu ejemplo -dijo, dirigiéndose a Rosa- del hombre que sólo tiene un orgasmo cuando lo penetra una mujer es claro, porque no por su sexualidad el hombre pierde su género masculino".

Contacto

Si te niegan tu derecho de acceso integral a la salud o si queres acompañar la lucha de AISA: Busca en Facebook a Autoconvocadxs Integración Salud

agrega un comentario