Julio López
está desaparecido
hace 6518 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

China: Ecología, industrialización, clases populares y maoísmo
Por Mauricio Quiroz Torres - Wednesday, Nov. 13, 2013 at 9:05 AM
limaprovincias3@yahoo.es

CHINA: ECOLOGIA, INDUSTRIALIZACION, CLASES POPULARES Y MAOISMO

China: Ecología, ind...
mao_tsetung1.jpg, image/jpeg, 897x1246

CHINA: ECOLOGIA, INDUSTRIALIZACION, CLASES POPULARES Y MAOISMO


Mauricio Quiroz Torres*

“[Jrushev] Ha reducido las relaciones entre los hombres a relaciones de dinero y ha desarrollado el individualismo y el egoísmo…ha vuelto a desacreditar el trabajo manual y a honrar los goces derivados de la apropiación de los frutos del trabajo ajeno”
Teng Hsiao-Ping(1)




Luego del golpe de Estado de 1976 (2) en la República Popular China se dio inicio a un proceso de restauración capitalista con un grupo neo revisionista que apoyándose en el maoísmo introdujo el Pensamiento Teng Hsiao-Ping y que ha llegado a su clímax en el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista Chino donde se le encumbra: “Manteniendo en alto la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas y tomando como guía la teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la triple representatividad y la concepción científica del desarrollo, emancipar la mente, sostener la reforma y la apertura, aglutinar las fuerzas y superar dificultades y adversidades, con miras a avanzar con toda firmeza por el camino del socialismo con peculiaridades chinas y luchar por la consumación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.” (3)

Esta restauración capitalista al mismo tiempo viene acabando con el equilibrio ecológico en China y el mundo (4) lo que no aconteció mientras el maoísmo condujo a dicha sociedad siguiendo los canones del marxismo, que entre otros enseña:
-“[…] la sociedad es la unión realizada del hombre con la naturaleza, la verdadera resurrección de la naturaleza, el naturalismo realizado del hombre y el humanismo realizado de la naturaleza.”
-“[…]el hombre es parte de la naturaleza.” (5)

EMULACION REVISIONISTA

Nadie puede glorificar absolutamente ni a Teng Hsiao-Ping ni a la China actual pues millones de obreros y campesinos hoy en día viven en el oprobio y la desigualdad por haberse abandonado uno de los elementos centrales del maoísmo: “el caminar sobre las dos piernas”, que es la base para que tanto la ciudad y la industria, como el campo y la agricultura, no generen la desigualdad social ni el país se vea sujeto a la ley del valor propio de sociedades con egida capitalista donde prima la anarquía de la producción.

La realidad subvierte las admoniciones triunfalistas de los seguidores del camino capitalista que gobiernan China como se demuestra a continuación; pues entre otros, “Los salarios en China como proporción del PIB han caído desde aproximadamente el 53% del PIB en 1992 a menos del 40% en 2006. El consumo privado como porcentaje del PIB también ha disminuido, pasando de aproximadamente el 47% al 36% durante el mismo período.”(6)

CHINA ACTUAL

Detrás del gran proceso de acumulación capitalista -éxitos económicos (7) para los jerarcas del neorevisionista Partido Comunista Chino y sus socios del propio Banco Mundial- no puede soslayarse graves problemas sociales que anidan en la sociedad China cuyos obreros y campesinos siguen siendo una fuerza social importante; pero, a la cual le atañen las contradicciones propias de un sistema capitalista, pues como indica el marxismo “la acumulación capitalista produce constantemente en proporción a su intensidad y a su extensión una población obrera excesiva para las necesidades medias de explotación del capital, es decir, una población obrera remanente o sobrante” (8) y que “el capital tiende constantemente a dilatarla[la jornada de trabajo] hasta el máximo de su duración físicas posible, ya que en la misma proporción aumenta el plus trabajo y, por tanto, la ganancia que de él se deriva. Cuanto más consiga el capital alargar la jornada de trabajo, mayor será la cantidad de trabajo ajeno que se apropiará” (9).

En el sector manufacturero, China cuenta con 112 millones de obreros que en un 50 % está en régimen temporal de contratación y cuyos salarios no les permiten llevar una vida digna pese a los aumentos reales de salarios existentes. Imagínense que con los salarios habidos entre el 2002-2006 tendría que pasar 75 años para que se llegue a un salario digno conforme indica la Consultora Internacional Alianza Global Jus Semper (10), que ha señalado no solo la internacionalización del salario digno sino lo plantea como derecho humano: "Los trabajadores que desempeñen la misma labor o una equivalente para la misma empresa en la generación de productos y servicios que esta empresa comercialice a precios globales en el mercado global, tienen que disfrutar de una remuneración equivalente. Esta remuneración equivalente se considera un salario digno, el cual es un derecho humano". La “modernización socialista” del Pensamiento Teng, entonces, no augura buenos vientos al proletariado.

La migración campesina del campo a la ciudad prueba también que el modelo de la “modernización socialista” de Teng no funciona pues entre 1986 y el 2003 esta ha pasado de 30 millones de campesinos a 98 millones y que entre 1992 y 2003 la cifras del desempleo crecieron de 2,4 a 4,3 % de la Población Económicamente activa (11) en un país con 1292 Millones de personas.

Esto pesa en una sociedad donde el campesinado sigue siendo una fuerza social importante con un 42,7 % de la población seguido del proletariado industrial que comprende el 17,5 % según Heiko Khoo, citado por el estudioso José Egido del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual de Venezuela (12). Este proletariado industrial es el más oprimido en las empresas extranjeras localizadas en las zonas especiales, las mismas que en la década del 2000 proveen el 60% de las exportaciones chinas y el 88 % en los productos de alta tecnología (13). Y pensar que el año 1985 las empresas extranjeras eran el 2% de las exportaciones chinas (14).

Una investigación del 2005 centrada en una muestra de 2,255 empresas privadas de siete provincias chinas demostró que el 80% violaban las leyes laborales, conforme informó un alto funcionario de la Asamblea Nacional Popular de China (15) y que los sectores económicos más recalcitrantes en estas violaciones descansaban en la construcción, la industria ligera, el textil y la restauración (16).

Y entre 1998 al año 2003, fueron despedidos en las empresas industriales públicas 28,18 millones de trabajadores (17) y solo entre el 2008-2009, en plena crisis capitalista mundial, más de 20 millones de puestos de trabajo se perdieron en la industria manufacturera en las zonas especiales como la Provincia de Guandong, donde la explotación capitalista de empresas de Taiwán, Corea del Sur, Hong Kong, entre otros, explotan fácilmente a migrantes rurales chinos con salarios propios de países del cuarto mundo.

Pese a esta cruda realidad ciertos apologistas del revisionismo chino cuestionan al maoísmo como pilar de la construcción de una nueva economía y sociedad adscribiéndolo al pensamiento Teng lo que contradice la verdad histórica que es necesario esclarecer.

Veamos.

EL MAOISMO: PILAR DE LA EDIFICACION SOCIALISTA


La República Popular China conducido por el Presidente Mao Tse Tung, (18) luego de haber afirmado el control socialista del Estado, no dejó de lado la construcción de una nueva economía y cultura como la edificación de una nueva sociedad que correspondía al periodo posterior de derrocamiento del poder del capitalismo burocrático, los terratenientes y el imperialismo; ni tampoco la lucha de clases contra los seguidores del camino capitalista en plena construcción socialista. El derrocamiento del viejo poder, del viejo Estado, y la continuación de la revolución en el socialismo, tareas de quien se precie de marxista leninista maoísta, fue la base del maoísmo y es la piedra de toque que lo distingue de los cenáculos del socialismo domesticado y revisionista que conducen el país que legó el Presidente Mao TseTung.

Con la conducción maoísta hubo significativos elementos de crecimiento social sin postergar lo económico, siendo irrelevantes las críticas que se le achaca de haber postrado a las masas populares chinas (19) y su desarrollo o de ser responsable de la muerte de decenas de millones de chinos (20) como lo hace T. Harford, tanto así que hasta la propia dirección neorevisionista no la puede ocultar (21) especialmente en la rama industrial: “… En 1966, el activo fijo industrial…fue 4 veces el de 1956… a partir de 1965, China alcanzó el autoabastecimiento total en petróleo. En este decenio, se establecieron la industria electrónica, la petroquímica y nuevas ramas industriales…. Las unidades de tractores de uso agrícola y los abonos químicos aplicados en el país aumentaron en más de 6 veces, y el consumo del fluido eléctrico en el campo, en 70 veces. El número de graduados de los centros de enseñanza superior fue de 4.9 veces el de los siete años anteriores. Gracias a las reformas de la enseñanza, la calidad de la educación se elevó notablemente...."

En esa misma dirección apuntan trabajos de Alain Peyrefitte (22), Robert Biel (23) o A. Doak Barnett (24); a quienes nadie podría acusar de maoístas o de quienes como el peruano Antonio Diaz Martinez desde el maoísmo confirman dicho crecimiento.

El primero de ellos sólidamente manifiesta: “Se han puesto a contribución los diccionarios especializados para que, en inglés, y en francés, aparezca la calidad del éxito: “máquinas para rectificar el árbol en engranajes”, “cepilladora para engranaje cónico”, “escariadora coordinada de columna simple”, ”horno de silicio a monocristal”, “máquina de taladrar por chispa eléctrica”, “sistema de mando de funciones múltiples para calculadora industrial electrónica”.

Agrega, para desdicha de apologistas de la modernización capitalista de viejo cuño: “No se deja en olvido a ningún sector. Se fabrican tanto buques de carga como generadores a pedal para aldeas sin electricidad, camiones de treinta y dos toneladas como teletipos, máquinas para hacer botines como aparatos de medición científica, sin olvidar los retratos de Mao tejidos a la aguja… con frecuencia se compra una maquina extranjera solo para estudiarla detenidamente, desmontarla, repensarla y volverla a montar según las necesidades y la inspiración de los usuarios…”.

Biel fue más contundente en lo que puede ser un claro desmentido a las grandes consultorías capitalistas y los áulicos del régimen capitalista: “..en el periodo inmediatamente anterior a las reformas de 1978, China registraba una tasa de acumulación sin precedentes…”, precisando que “…esta Tasa era excesiva en los años cincuenta y se hicieron intentos de bajarlo en los sesenta…. Desde 1970 la tasa de acumulación había superado el 30 % y para 1978 había llegado al 36.5 %...”

Y Doak Barnett llena de elogio al maoísmo pese, a sus reservas planteadas en su trabajo “China después de Mao”: […] “este segundo periodo, al igual que el primero, alcanzó éxitos impresionantes. La colectivización y la socialización fueron realizadas con un mínimo de desorden; y en este periodo China comunista pudo alcanzar una tasa de crecimiento- según diversas estimaciones fue del 6 al 8 por ciento anual medida por el producto nacional bruto- que la puso a la vanguardia de las principales naciones en desarrollo”.

Desde otra orilla el intelectual Díaz Martínez, señala que entre 1949 a 1974 la producción agrícola tuvo un crecimiento promedio anual del 5,6 % (25) mientras que la población lo hizo en 2,0%, o sea un crecimiento real, lo que coloca al maoísmo como un impulsor de la agricultura sin descuidar al campesinado.

Situación que contrasta con lo que acontece en el periodo de la denominada “construcción integral de una sociedad modestamente acomodada” (26) que preconiza el neorevisionismo chino de hoy en día donde se posterga a las masas campesinas y las condena a un sufrimiento espantoso en pos de una falsa modernización que hace incluso que familias enteras se comporten ajenas a la denominada piedad filial del “modo de ser chino” que preconiza el vulgarísimo Alan García (27) pues se presentan casos de sacrificio de un vástago recién nacido por la adquisición de un producto del despilfarro capitalista: un Iphone o zapatos de lujo por 5,000 dólares; o de perdida de la humanidad pues se presentan casos de venta de riñones por un Ipad o el IPhone(28).

Que el Maoísmo haya perfilado socialmente a China es digno también de resaltar e incluso en estos años se busca emularlo como señala un viejo intelectual: “[…] Si en los noventa realizaba experimentos capitalistas en ciertas regiones, ahora hay experimentos “sociales” como el de Chongqing, que recuperan cierto discurso maoísta nivelador [...] (29). Hasta el actual Presidente Chino- hijo de Xi Zhongxun, miembro del Comité Central del Partido Comunista Chino en 1956- es acusado de proseguir políticas maoístas: “El mes pasado el presidente chino, Xi Jinping, viajó a la provincia de Hebei, al pueblo desde donde Mao Zedong preparó el ataque a Pekín de 1949, que convertiría al Partido Comunista en el partido dirigente del país. Durante su visita, Xi prometió que “el color rojo de China nunca cambiaría,” según la agencia de noticias estatal Xinhua. No es solo la retórica de Xi la que ha adquirido recientemente tonos maoístas, también sus decisiones estratégicas imitan las de Mao”. (30)
Otro estudioso también difícilmente maoísta ha resaltado: “La China de Mao Zedong (1949-1976) tenía una economía planificada y altamente centralizada, en la que la producción fue organizada por las empresas estatales y orientada a satisfacer las necesidades internas. Las exportaciones fueron pocas y realizadas principalmente para pagar las importaciones necesarias. Durante este período, China consiguió el crecimiento rápido y la industrialización…” (31)
En igual dirección está la afirmación de Meiser: "A partir de una base industrial más pequeña que la de Bélgica en la década de 1950... China surgió al final del período de Mao como uno de los seis productores industriales más grandes del mundo." (32)

O sea el desarrollo o industrialismo chino facturado al revisionista Teng Hsiao-Ping o a sus cuatro modernizaciones (33) como pilares del desarrollo en China es una verdad a medias.

El maoísmo dejó buena herencia -reconocido hasta hoy por los propios herederos de Teng- que más bien fue detenido inicialmente por Hua Ko Feng, uno de los artífices de la camarilla revisionista china que dio el golpe contra el maoísmo en 1976, luego de la muerte del Presidente Mao. Como sabemos, Hua luego fue continuado por Hu Yaobang, todos ellos émulos de los seguidores del camino capitalista dirigidos por Teng Hsiao-Ping.

Si las masas sufren hoy en China es porque se ha abandonado el maoísmo; y aún la producción y expansión industrial-financiera de China dirigida por el neorevisionismo-malgrado su perfomance macroeconómica alabado por el mundo burgués occidental- se empequeñece frente al aporte del maoísmo. Y vale la pena conocer lo que se asumió en su momento, como previsoriamente escribe el francés Peyrefitte:

“Liu Shao-chi no cometió, sin duda, todos los crímenes que se le han imputado, pero, es cierto, presto un servicio al maoísmo al permitirle personalizar una jerarquía d valores que se quería rechazar. Gracias a este chivo expiatorio, se ha podido hacer penetrar en el espíritu de las masas una jerarquía inversa que subordina el mito de la producción industrial a otros mitos más fuertes.

El régimen comunista ha partido de la pobre herencia industrial que le dejaba la “antigua sociedad”. Se ha abstenido de construir rápidamente una industria de prestigio, llevando hacia ella todo el capital disponible, aislada de la China campesina, que habría quedado condenada al estancamiento.

Por el contrario, se ha empeñado en un desarrollo a muy largo plazo, en una industrialización lenta, pero transformando en su masa el enorme potencial humano en los campos…

Modifica la mentalidad campesina; sostiene a la agricultura y aumenta su productividad: se crean así, en compensación, disponibilidades para la inversión. Si se caracteriza por una productividad muy débil… ello se debe no a la incompetencia o mala voluntad de los trabajadores, sino a la escasez de medios de trabajo. La industria está preparada para grandes saltos hacia delante, pero no posee por si sola la clave de su progreso: su futuro descansa en el equilibrio entre la productividad agrícola y el crecimiento demográfico.”

Estos pilares básicos del maoísmo percibidos por A. Peyrefitte, han sido abandonados por el neorevisionismo chino actual por lo que los problemas sociales, económicos y ecológicos allí existentes seguirán reproduciéndose en mayor escala perjudicando a las clases populares chinas aunque si encumbrando y fortaleciendo el poder del neorevisionismo chino por lo que la caracterización realizada por Teng Hsiao-Ping – colocadas al inicio de este artículo- al revisionista ruso Jrushev y su camarilla, admonitoriamente, calzan a él y a los seguidores de la teoría DenXiaoPing, quienes han: “…reducido las relaciones entre los hombres a relaciones de dinero y ha desarrollado el individualismo y el egoísmo…ha vuelto a desacreditar el trabajo manual y a honrar los goces derivados de la apropiación de los frutos del trabajo ajeno.” (34)


---------------------------------------------------
*: Sociólogo. Vicepresidente Instituto Pueblo Continente.

Notas.
1. Teng Hsiao-Ping: “Sobre el seudocomunismo de Jrushev y las lecciones históricas que da al mundo”.

Este trabajo publicado en “El Diario del Pueblo” y “Bandera Roja”, según H. S. Karol (Ver: “La Segunda Revolución China”, Seix Barral, Barcelona, 1977) fue redactado por Teng Hsiao-ping y revisado por el mismo Presidente Mao Tsetung lo que revela que Teng tenía un alto nivel teórico al interior del PCCh por lo que el camino restaurador trazado por el mismo en China fue una total capitulación y traición al socialismo.
2. La lucha de clases, sin embargo, en favor de la construcción socialista bajo dirección proletaria tuvo su retroceso ya en 1969, conforme afirma H.S. Karol, pues la Gran Revolución Cultural Proletaria cerró en ese año su círculo con un relativo equilibrio con las fuerzas seguidoras de lo que el maoísmo llamó “seguidores del camino capitalista”.

El estudioso chileno R. Rojas confirma que el golpe de 1976 no fue una ofensiva contra el maoísmo sino “la culminación de una preparación masiva a todo nivel que comienza a partir de la eliminación de Lin Piao en el año 1971” (Ver: “El Proletariado chino ha perdido el poder”. Justamente el factótum del golpe fue el encargado de investigar a Lin Piao: Hua Ko Feng.
3. P.C. de China: Resolución del XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China sobre el Informe presentado por el XVII Comité Central del 14 de noviembre del 2012.

En otra parte del Informe, sin embargo, no pueden ocultar la mención al maoísmo: “[…] Manteniendo en alto la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas y tomando como guía el marxismo leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping…”

4. En China hallamos a siete de las diez principales ciudades del mundo con la peor contaminación del aire y con una producción del 82 % de la demanda mundial de carbón, según refiere Jack Phillips (http://www.lagranepoca.com/26995-china-responsable-mitad-quema-carbon-mundo). El analista señala, asimismo, que un reciente informe de Greenpeace afirma que China producirá 625 toneladas métricas de carbón el año 2015 y generará 1400 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año. O sea un peligro total para el mundo.
5. C. Marx: “Manuscritos Económico Filosóficos”.
6. Martin Hart-Landsberg: “La economía de EEUU y China”.
7. CEPAL señala que el 8% de las primeras 200 empresas mundiales al 2012 son empresas chinas y que China posee 1/5 de Bonos de Tesoro en USA. Ver: “La República Popular China, América Latina y el Caribe. Dialogo y cooperación ante los nuevos desafíos de la economía global.” Santiago de Chile, Junio del 2012.

Poderío económico que logra a costa de una creciente corrupción. En efecto, China es después de Rusia el país donde se soborna más por contratos en países extranjeros, conforme señala la organización Transparency International en el artículo de He Qinglian: El modelo de china daña al mundo (http://www.lagranepoca.com/27901-modelo-china-dana-al-mundo). En China mismo la corrupción es floreciente: “[…] sus productos, desde comidas hasta puentes y carreteras, son a menudo inseguros, pero evitan la pena sobornando funcionarios y jueces.”

8. Carlos Marx: ”El Capital”.
9. Carlos Marx: “Salario, precio y ganancia”.
10. Abraham Corzo: “Situación de la clase obrera en China”. Esta organización ha señalado la internacionalización del salario digno como derecho humano: "Los trabajadores que desempeñen la misma labor o una equivalente para la misma empresa en la generación de productos y servicios que esta empresa comercialice a precios globales en el mercado global, tienen que disfrutar de una remuneración equivalente. Esta remuneración equivalente se considera un salario digno, el cual es un derecho humano".
11. José Antonio Egido: La clase obrera industrial china a comienzos del siglo XXI.
12. José Antonio Egido: Ibid.
13. Martin Hart-Landsberg: China y la cuestión del empleo.
14. Martin Hart-Landsberg: La economía de EEUU y China.
15. Agencia France Press. 28 de diciembre de 2005.
16. José Antonio Egido: Ibid.
17. Sin olvidar que detrás de Mao Tse-tung estaban sus seis Vicepresidentes en el PCCh: Liu Shao-chi, Chu En-Lai, Chu Teh, Chen Yun, Lin Piao y Teng Hsiao-Ping.
18. José Antonio Egido: Ibid.
19. Sacan para ello la mortandad por la hambruna acusando al maoísmo de ello pero sin señalar que en China las calamidades naturales como la sequía y grandes cataclismos son realidades prolongadas que las explican como señala A. Doak: “tres años de desastres naturales” (Ob. Cit. p. 22).
20. Tim Harford: Adaptate. Ed. Planeta, Madrid, 2011.
21. Partido Comunista Chino: “Resolución sobre algunos problemas en la Historia del PCCh (1949-1981).
22. Alain Peyrefitte: “Cuando China despierte”…el mundo temblara.
23. Robert Biel: “El Nuevo imperialismo: crisis y contradicciones en las relaciones Norte-Sur”.
24. A. Doak Barnett: “China después de Mao”. Paidos, Buenos Aires, 1968.
25. Antonio Diaz Martinez: China. La Revolución Agraria. Fue vinculado al Partido Comunista del Perú-SL y asesinado en la matanza de los Penales del 18 de Junio de 1986 durante el gobierno aprista de Alan García.
26. Hu Jintao: Informe del Comité Central presentado al XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista Chino.
27. Alan García: Confucio y la Globalización. Comprender China y crecer con ella.
28. En: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/108867-pareja-china-vende-hija-iphone.
29. Entrevista a Rafael Poch de Feliu. En: Papeles de Relaciones sociales y cambio global. Nº 117, 2012.
30. Margot Da Vara: Artículo “El Presidente de China lanza campaña maoísta para purificar el PCCh.” En: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/08/22/actualidad/1377174345_910082.html
31. Martin Hart-Landsberg: La economía de EEUU y China.
32. Maurice Meisner: La China después de Mao.
33. Paradójicamente las 4 modernizaciones (agricultura, industria, defensa nacional y ciencia y tecnología) asumidas por el neorevisionismo chino no son inseparables de su también autoproclamada adhesión a cuatro principios: “el camino socialista, la dictadura democrático popular o dictadura del proletariado, la dirección del Partido Comunista y el marxismo leninismo y el pensamiento Mao Zedong” (En “Resolución sobre…”, p. 83). Situación precisada por el propio Hu Yaobang, Secretario General del Partido Comunista Chino en 1981, cuando afirma: “Siempre ha sido para nosotros los comunistas chinos un inconmovible principio fundamental el de perseverar en el marxismo leninismo y el pensamiento Mao Zedong y orientarnos por las tesis fundamentales del marxismo” (Ibid., p. 122); y enriquecida el año 2012 por Hu Jintao, Secretario General del PCCh, quien plantea el desarrollo chino “con la persistencia en el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la triple representatividad…” (Informe al XVIII Congreso Nacional del PCCh)

Principios soslayados por el antimaoismo sin principios de algunos apologistas del revisionismo chino y de Teng Hsiao-Ping como Alan Garcia en su reciente obra “90 Años de Aprismo” donde despotrica sin base alguna- como se demuestra líneas arriba- de la invicta modernización de la sociedad china iniciada por el maoísmo y sin mayor empacho llega a afirmar que “Lo cierto es que muchos conceptos similares a las primeras tesis de Haya han sido aplicados en China y han logrado la mayor transformación social de los últimos años” (p. 36) desconociendo que la modernización socialista china tiene como base un nuevo Poder conquistado bajo la egida del Maoismo o de lo que el propio Hu Yaobang y el PCCh afirman-aunque hipocritamente- el marxismo leninismo pensamiento Mao Tsetung.
34. El estudioso Polaco K.S. Karol refiere que el documento “Sobre el seudocomunismo de Jrushev y las lecciones históricas que da al mundo” de Teng Hsiao-Ping fue prolíficamente empleado por los Guardias Rojos durante la Gran Revolución Cultural Proletaria.

Como se conoce, la Guardia Roja “es una organización creada por los escolares de enseñanza media de familias de obreros, de campesinos pobres y medios, de cuadros revolucionarios y de soldados revolucionarios” (P. Cavendish y J. Gray: La revolución Cultural y la crisis china.).


agrega un comentario