Julio López
está desaparecido
hace 4776 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Los vecinos de Dique y La Ñata participamos del repudio a EIDICO
Por Fernando Poggi - Thursday, Mar. 17, 2016 at 10:12 PM

Nos sumamos a la protesta convocada por muchas organizaciones de la Cuenca del Río Luján frente a las oficinas de EIDICO este viernes 18 de marzo desde las 16hs. La manifestación cuenta con numerosas adhesiones de la provincia de Buenos Aires y de todo el país.

Los vecinos de Dique...
10371461_1572119026431733_4080529246314251900_n.jpg, image/jpeg, 960x642

Decimos NO al barrio privado Santa Ana en el campo de La Bellaca, a orillas del Arroyo Claro, en la entrada de Villa Ñata. Nos oponemos a la construcción de más emprendimientos inmobiliarios de este tipo en nuestra localidad.

Las oficinas de EIDICO se localizan en Av. Agustín García (Ruta 27) nº 9501, en la rotonda de acceso a Villa La Ñata y Benavidez.

Los vecinos autoconvocados en defensa del patrimonio natural y cultural de Dique Luján y Villa La Ñata vemos con preocupación el avance de los barrios privados sobre las planicies de inundación y humedales de nuestro pueblo. “Los humedales son ecosistemas vitales para la supervivencia humana”, dice el tratado internacional Convenio RAMSAR al cual Argentina es adherente.

Tenemos derecho a decir qué rumbo tienen que tomar nuestros pueblos. Los humedales son parte de la identidad de Dique Luján y Villa La Ñata. No queremos que nuestra localidad se convierta en un “pasillo” entre los megaemprendimientos inmobiliarios.

Es una cuestión de supervivencia, estamos siendo acorralados: los barrios privados avanzan desde Benavidez, Ingeniero Maschwitz y Punta Canal. Ahora viene lo que consideramos una suerte de remate, con la construcción del barrio privado Santa Ana en el campo de La Bellaca, en la entrada de La Ñata. Este terreno está al costado del Arroyo Claro y entre las calles Italia y la ruta Loreto. Es uno de los últimos pulmones verdes de la localidad y tiene sitios arqueológicos con enterratorios humanos que son patrimonio sagrado de los pueblos originarios.

La pérdida de 10 mil hectáreas de humedales en Tigre, Escobar y Pilar por la construcción de los barrios privados, agravó las inundaciones poniendo en riesgo la vida de los vecinos, en esto coinciden los expertos. El tema es investigado en el Juzgado Federal de San Isidro, a cargo de Sandra Arroyo Salgado, a quien el fiscal Fernando Domínguez le pidió en febrero paralizar todas las obras de los barrios privados en el valle de inundación del río Luján y el Delta.

Solicitamos a las autoridades judiciales frenar este tipo de emprendimientos. Exigimos a las autoridades municipales no autorizar la construcción del barrio privado Santa Ana en La Bellaca y frenar este modelo injusto de desarrollo, que desde la década del ’90 y a pesar de los cambios de gobierno, se mantiene.

El Municipio de Tigre incentiva las construcciones de barrios privados a pesar del rechazo que genera en distintos sectores sociales y los derechos humanos que son vulnerados con estos emprendimientos, ya que además del incremento en las inundaciones, desplazan a los pobladores preexistentes, se apropian de costas y calles públicas, desaparecen sitios sagrados, destruyen la flora y fauna autóctona, encarecen el valor de la tierra, entre otros problemas.

A FAVOR DE UN FRENO

En noviembre de 2010, la Defensoría del Pueblo de la Nación exhortó a los municipios de la cuenca del río Paraná, entre ellos Tigre, a no habilitar más emprendimientos inmobiliarios sobre humedales por el daño ambiental, social y cultural que generan (Resolución 141/10).

En el 2014, las inundaciones de fines de octubre y principios de noviembre, generaron una serie de movilizaciones en Tigre y en Escobar, donde distintas organizaciones de vecinos, ambientalistas y de pueblos originarios, reclamaron a los Municipios la prohibición de los barrios privados.

Diversos expertos del mundo académico también recomiendan frenar urgente los emprendimientos inmobiliarios en humedales. “Hay una coincidencia absoluta entre los especialistas acerca del vínculo entre los desarrollos inmobiliarios y las inundaciones”, dice Patricia Pintos, del Centro de Investigaciones Geográficas de la Universidad de La Plata.

El Fiscal Federal de San Isidro, Fernando Domínguez, le pidió a la Jueza Arroyo Salgado una medida cautelar para detener todas las obras: “Se ha demostrado que la construcción de barrios cerrados y clubes privados asentados en la planicie de inundación del río Luján y en el Delta del Paraná no sólo han afectado al medio ambiente, sino que han producido graves estragos y, consecuentemente, incalculables daños a la propiedad pública y privada, afectando a todas aquellas personas que sufrieron el anegamiento de sus casas y terrenos, provocando también la pérdida de vidas humanas y un impacto que se hace cada vez más intenso", fundamentó.

Exigimos al Municipio de Tigre una posición clara de defensa de nuestro patrimonio natural y cultural. Los vecinos no queremos barrios privados en nuestra localidad.

agrega un comentario