Julio López
está desaparecido
hace 5855 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

¿POr qué Vuelta del Río? ¿Porqué la familia Fermín?
Por ((ivpress)) - Wednesday, Apr. 02, 2003 at 5:22 PM

El artículo del compañero ecologista Rodríguez Pardo explica el ensañamiento del Estado y el juez Colabelli contra la familia mapuche Fermín. Ahora más que nunca: ¡Solidaridad con el Pueblo Mapuche! ¡No a la Mina! ¡¡¡NO pasarán!!!

HUMILLANTE ATROPELLO A LOS MAPUCHES EN "VUELTA DEL RIO"

LA COMUNIDAD MAPUCHE RESISTIRA LA EXPULSION


Llegar a Vuelta del Río no es difícil pero requiere cierta paciencia para subir. Esa tarde nos avisaron del desalojo de una de las 25 familias mapuches que habitan las tierras de esa reserva. La marcha de las seis mil personas contra la mina de oro del Cordón Esquel se detiene unos minutos frente a los tribunales de esa ciudad y una parte de los manifestantes son organizaciones mapuches que deciden tomar las instalaciones del vestíbulo principal con la decisión de pasar la noche hasta que la justicia escuche los reclamos de uno de los pueblos indígenas más castigados y el salvaje atropello de que fueron objeto. A la mañana siguiente abandonaron los tribunales con la promesa de que habrían de rever el desalojo durante los próximos diez días.
Con José Luis Pope, su cámara y el tano Raul Paiva, salimos hacia "Vuelta del Río", sabíamos que nos iban a estar esperando. Luego de 90 minutos de auto desde la ciudad de Esquel hasta el puesto sanitario camino a El Maitén cruzamos las nacientes del Río Chubut.
El jefe de la familia desalojada, Don Mauricio Fermín decidió venir a buscarnos con cinco caballos, tarea que quiso hacer personalmente. Callado, siempre en silencio, la mirada de este abuelo mapuche que no le afloja al trabajo de campo mientras haya luz. me dejó mal, tal vez porque ya conocía el desenlace de lo ocurrido arriba, en las tierras de la Comunidad Mapuche-Tehuelche Vuelta del Río.
Su sobrino contaba que después del desalojo Don Fermín no era el mismo. Y es cierto, mantiene un permanente silencio aunque muy atento a lo que se dice. El respeto que el resto de las familias de la colonia le profesan a este hombre no me sorprendió: Don Fermín no responde a los agravios, no es violento y no contestó los empujones ni la prepotencia policial. Su vida consiste en criar cabras (tiene más de medio millar), una docena de terneros y algunas vacas, unas cuarenta ovejas, además de suficientes caballos para moverse en el campo y los bueyes que hacen el trabajo fuerte.
Se puso al frente e iniciamos la marcha de dos horas a caballo a través de riscales escarpados con partes que, debo admitir, me cortaban el aliento. Nos habían contado que la parte del desfiladero era la más difícil y ahora, transitándola, lo compruebo y reconozco mi susto. El sendero es inclinado hacia un precipicio de ignoto final, con base de piedra laja suelta y tan estrecho que no se cómo hacen estos cuadrúpedos para colocar dos de sus cuatro patas. Así que aflojé las riendas lo más que puede y dejé que el animal hiciera su trabajo, exclamando: "hágase tu voluntad amigo y no la mía", y me entregué, provocando la risa de doña Segunda y de Inés, la cuñada y la sobrina de don Fermín. Hay que ver cómo trabaja esta mujer de setenta y tantos años, arrimando el caballo a una roca para saltar sobre él con particular estilo; es una verdadera institución entre las familias, transmitiendo con ....... Al avanzar entre las altas paredes de la montaña sólo se escucha el eco que los cascos provocan sobre esa laja suelta, a pura fila india, como en una película del oeste americano.
Me molesta la comparación, pero la hice.
Después de dos horas a caballo llegamos a la colonia. Nos esperaba gran parte de la comunidad mapuche. La primera que se acerca es doña Carmen Jones algunos años más joven que don Fermín. Alrededor de un fogón próximo a un viejo árbol y debajo de unos chapas, se mantenía caliente otro costillar de capón.
Pero nuestro ánimo era otro. Conocíamos la historia; ahora éramos parte.
La humilde vivienda de bloques de barro y techo de chapa era una danza de escombros. Veintidós policías de las comisarías de El Maitén y Cushamen aparecieron por sorpresa tres días antes, le colocaron el yugo al buey más manso de Don Fermín y soga mediante que envolvieron alrededor de la casa la derribaron de golpe con todos los enseres adentro. Las pocas paredes que aguantaron cayeron con los botines de los policías y las indicaciones de El Khazen, el hombre que reclama esas tierras. Por algunos sitios asoman partes de la cocina, cosas de labranza, colchones y camas quebradas, el telar de doña Carmen y una muñeca descabezada de una de sus nietas. Más allá la huerta pisoteada con inexplicable saña, los corrales abiertos y los cables cortados donde momentos antes estaban las ovejas y las cabras que los forajidos de la ley intentaron arrear con ánimo de llevarse algunas.
La cámara de mi amigo José Luis Pope recorría con dedicación minuciosa ese cuadro espantoso de intolerancia, despojo y fraudes legales como paso a contar:
La familia de Don Mauricio Fermín y de doña Uberlinda Jones (Carmen) es uno de los 25 grupos familiares que habitan la Comunidad Mapuche-Tehuelche "Vuelta del Río". La familia de Don Fermín la integran diez personas en la reserva mapuche Cushamen. El despojo violento y criminal fue ordenado por el juez de instrucción de Esquel José Colabelli, según expediente Nº 2061/00, Mauricio Fermín sobre denuncia de familia El Khazen, de la localidad de El Maitén.
La comunidad mapuche Vuelta Del Rio tiene personería jurídica otorgada por la Nación y por la Provincia del Chubut. Las tierras son reserva de estos pueblos originarios de la Patagonia. Pero por lo visto esto no alcanza, como tampoco los papeles que andan por los archivos históricos donde el propio Roca les dio 50 leguas en esa región.
Un juez da lugar a un reclamo de quien fue acumulando tierras a la vieja usanza de canjear cosas, espejos e ilusiones pasajeras como viene ocurriendo desde hace 500 años.
Personalmente creo que las tierras que reclama El Khazen son ricas en metales, en piedras preciosas y semipreciosas, conforme a ciertas opiniones de geólogos y también sabemos que la esposa del juez Colabelli tiene registrada una mina a su nombre en la zona de Cushamen. El vínculo de Colabelli con la minería lo descubrimos de casualidad. Dios quiso que mientras leía la lista de emprendimientos mineros ante un periodista, un ingeniero amigo vio de reojo el nombre de Gladys Carla Rossi advirtiéndome que es la esposa del juez Colabelli. El resto está claro. El expediente Nº 13399, en carácter de manifestación, data de 1999 y registra una mina de cuarzo con el nombre de Carla I. No está en las tierras de don Fermín sino más hacia Piedra Parada, también en Cushamen. .
No podemos evitar la superposición de estos hechos. Un juez que tiene inclinación por la minería, que el domingo 23 de marzo en el plebiscito en torno a la mina de oro El Cordón Esquel, votó a favor del emprendimiento en oposición al 80 % de un pueblo que no quiere la minería, que intenta expulsar a la Comunidad Mapuche de Vuelta del Río escondiendo otros motivos de El Khazen y tal vez propios, no puede menos que permitirme la sospecha de quien es juez y parte.
Así que aún emocionado, recuerdo el abrazo de Don Fermín y mi juramento de que nada de esto quedará impune. De igual modo ante Rogelio, su hijo de 18 años y de los 30 mapuches solidarios de la comunidad que estuvieron presentes durante nuestra visita, intentando además construir otra vivienda. Me consta que no están solos porque la decisión de toda la comunidad es muy clara: "de aquí nos sacan muertos".
No será la primera vez que se tiña de rojo el suelo patagónico con lo mejor y más auténtico de sus pueblos: el alma.
Javier Rodríguez Pardo
MOVIMIENTO ANTINUCLEAR DEL CHUBUT
SISTEMAS ECOLÓGICOS PATAGONICOS

agrega un comentario