Julio López
está desaparecido
hace 5508 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Ver este artículo sin comentarios

El papel de EE.UU. en la situación mundial y la necesidad de detenerlo.
Por Jordi Satorra - Saturday, May. 17, 2003 at 5:35 PM
postmaster@cubaenelcorazon.com

A la vez síntesis y denuncia de la política exterior desarrollada por EE.UU. en las últimas décadas y planteamiento de la necesidad de adoptar medidas para detener la escalada de violencia que amenaza con producir en todo el mundo.

El papel de EE.UU. en la situación mundial.

Al finalizar la 2º guerra mundial, una serie de circunstancias hicieron suponer que el mundo iba entrando en una fase en que progresivamente los enfrentamientos y la injusticia iban a ser desplazados por la paz y la legalidad. La constitución de Naciones Unidas, con la redacción de la Carta que marcaba los principios básicos que iban a moderar las actuaciones de las naciones, así como la constitución del Consejo de Seguridad que actuaría como árbitro para hacer cumplir estas normas. El establecimiento de la Declaración de Derechos Humanos, y su suscripción por la mayoría de países. La independencia de los países colonizados...

No obstante, basta una mirada superficial a los acontecimientos que han marcado la pauta de la historia del último medio siglo para darse cuenta de que ello no ha sido así. Numerosas guerras y conflictos se van sucediendo, al tiempo que el hambre y la pobreza en el mundo, lejos de solucionarse, se empeoran en muchos lugares. Y cabe preguntarse por qué ello es así. De hecho, si repasamos una lista de los sucesos que han oscurecido el acontecer humano de las últimas décadas, casi siempre podemos encontrar detrás de ellos a EE.UU. provocando, propiciando o instigando guerras y golpes de estado en todo el mundo.

Recordemos el gobierno popular de Arbenz en Guatemala, elegido legal y democráticamente, que fue eliminado por fuerzas invasoras armadas, financiadas y dirigidas por la CIA, ya que la política en defensa de la población humilde se interponía en los intereses de las multinacionales norteamericanas, particularmente la United Fruit, que poseía la casi totalidad de la tierra cultivada en el país. Recordemos, más recientemente, el hostigamiento a que fueron sometidos los sandinistas en Nicaragua (otro intento de gobierno legal en favor de los humildes) y que le valió a EE.UU. la contundente condena por parte del Tribunal Internacional de Justícia por uso ilegítimo de la fuerza, así como la obligación de compensar a Nicaragua con importantes indemnizaciones, a todo lo cual respondió EE.UU. haciendo caso omiso de la ley internacional e intensificando sus ataques hasta acabar definitivamente con los sandinistas. Recordemos la invasión de Panamá, con el objeto de derrocar al dictador Somoza, que ellos mismos habían impuesto por la fuerza y que por diversos motivos había dejado de convenirles. Recordemos también el gobierno democráticamente elegido de Salvador Allende, que fue derrocado por un golpe de estado financiado y apoyado por la embajada norteamericana que auspició la subida al poder de Pinochet. Recordemos la invasión de Granada, para evitar la constitución de un régimen fuera del control de Whasington. Recordemos el acoso a que ha sido sometida Cuba por cuatro décadas con el fin de recuperar el monopolio económico que las empresas norteamericanas y la burguesía local que actualmente integra el núcleo de disidencia de extrema derecha de Miami tenían sobre la isla. Recordemos Honduras y El Salvador, países arrasados con el único fin de preservar los sacrosantos "intereses nacionales" de una potencia que parece querer poseerlo todo. ¿Hablamos del descarado "plan Colombia" o de los reiterados intentos de derrocar el gobierno popular y democrático de Hugo Chavez en Venezuela? Los ejemplos son interminables. 

Recordemos la guerra contra Irak en 1991, contra el tirano Sadham Hussein que los mismos EE.UU. habían mantenido en el poder, y armado hasta los dientes para que arrasara Iran. Cuando Sadham masacraba a los kurdos con armas químicas proporcionadas por EE.UU. la administración de Bush padre lo consideraba "nuestro hombre", aplaudiendo todas sus acciones. Después de la guerra, cuando una sublevación shií intenta derrocar a Sadham, EE.UU. interviene nuevamente en su apoyo para mantenerlo en el poder, y permitiendo que utilice el armamento por ellos suministrado para masacrar a los shiíes. Irak es sometido durante más de una década a bombardeos continuos (recordemos por ejemplo los de 1998 ordenados por Clinton) mientras la población muere de hambre a causa del bloqueo económico y las agresiones a que es sometido el país por EE.UU., entre las que cabe destacar la guerra biológica con el fin de arruinar su sistema agrario y acrecentar el hambre. EE.UU. hace un uso cínico de Naciones Unidas al auspiciar que estas desarmen a Irak, para luego, en el 2003, invadirlo impunemente y apropiarse de sus recursos, que con el pretexto de "reconstruir el país" se dedicarán a proporcionar grandes beneficios a las empresas involucradas en esta reconstrucción, mayormente estadounidenses. Recordemos el ataque a Afganistán, provocando una verdadera catástrofe humanitaria contra el régimen Talibán, hasta hace poco considerado por EE.UU. como un régimen "aliado" ya que contribuyó a abortar la implantación de un régimen democrático. Recordemos el apoyo a Turquía, que durante la última década ha sido el principal importador de armas a EE.UU., armas que han sido utilizadas impunemente en masacrar a la población kurda con el beneplácito de Whasington. Recordemos la catástrofe humanitaria provocada por los bombardeos de Kosovo, por parte de una OTAN completamente instrumentada por EE.UU, cuyo apoyo tácito y descarado al dictador Milosevich ha acabado de raíz con la tentativa democrática en Yugoslavia  . Y los continuos incumplimientos de las resoluciones de Naciones Unidas por parte de Israel, siempre protegido por EE.UU, que nunca ha dudado en utilizar su derecho al veto cuando le ha convenido.

Recordemos Vietnam, y la guerra secreta y encubierta contra Laos y Camboya, que ha dejado estos países infestados de minas antipersona que siguen causando decenas de miles de muertes cada año. Curiosamente, en el programa de desactivación de dichas minas por parte de la Comunidad Internacional, el único país que se ha negado a cooperar es EE.UU, argumentando que la información sobre dichos artefactos es un "secreto de estado". Recordemos cómo el surgimiento de un gobierno popular y democrático en Indonesia fue cortado de raíz mediante el apoyo incondicional al dictador Suharto, que asesinó a más de medio millón de campesinos del partido de izquierdas PKI y sumió el país en un régimen de terror, culminando en la invasión de Timor Oriental y la matanza de más de un centenar de miles de habitantes de este pequeño estado, siempre con el beneplácito de EE.UU, que de buena gana suministraba armas y asesores y no tenía vergüenza en proclamar a Suharto como "nuestro hombre", siguiendo así hasta que el dictador cometió el error de disgustar a Washington.

EE.UU. ha visto con pasividad cómo las guerras infestaban el continente africano y ha minado sistemáticamente los intentos de Naciones Unidas por mitigar esta situación, atendiendo a la preservación de los enormes beneficios que le proporciona la venta de armamento a las facciones beligerantes. En 1998 destruyó una planta farmacéutica en Sudán que dejó al país sin el 50% de su producción de medicamentos, causando la muerte de miles de civiles en el bombardeo y subsiguientemente muchos más murieron por falta de medicamentos. Este atentado, sin motivo ni provocación alguna, ¿no es peor que el de las torres gemelas?. No obstante, uno se ha magnificado hasta lo absurdo mientras el otro ha sido prácticamente ignorado...

EE.UU. es un estado fuera de la ley, y un peligro para la paz mundial.

Es el estado que más ha vetado las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, con diferencia. Es el único país del mundo que tiene pendiente una sentencia por uso ilegal de la fuerza (o, dicho de otro modo, "terrorismo de estado") por parte del Tribunal Internacional de Justicia, por su descarada intervención en Nicaragua. Es, junto con Israel, el único país que votó en contra de una reciente resolución de Naciones Unidas, que instaba a todos los estados a respetar y acatar la legalidad internacional vigente. Es el único país que se retiró unilateralmente de los protocolos de Kyoto en favor de la preservación del medio ambiente, ya que respetar dichos acuerdos representaría "una ralentización en su crecimiento económico", imagínense, es aceptable incluso acabar con el planeta cuando de preservar los intereses económicos de la superpotencia se refiere. Se retiró unilateralmente de la conferencia internacional de Durban contra el racismo, ya que las conclusiones expuestas en la misma ponían en evidencia la falta de escrúpulos de EE.UU. en estos temas. EE.UU. es condenado reiteradamente por Amnistía Internacional por vulnerar los derechos humanos en su territorio, baste hacer referencia a los malos tratos y las torturas que tienen lugar en sus cárceles, no hace falta llegar al tema de los miles de prisioneros afganos que en la base de Guantánamo son tratado como animales, ni a los miles de ciudadanos que permanecen en "prisión preventiva" por el único delito de llevar un nombre extranjero. EE.UU, que cada año condena a muerte a docenas de personas, incluyendo a menores de edad y deficientes mentales, se escandaliza porque Cuba lo haga con tres secuestradores.

Todas las acciones llevadas a cabo por EE.UU, su política exterior en conjunto, nos indica que esta potencia trabaja exclusivamente en su propio interés y no le importa asesinar, exterminar pueblos enteros, contaminar extensas zonas, si con ello consiguen acrecentar su poder y su dominio sobre el planeta. La reciente crisis de Irak demuestra claramente el poco respeto que tienen por la ley internacional, la ONU y los derechos humanos, aunque eso no debiera sorprendernos tanto ya que bajo la administración Clinton la secretaria de estado, Madelein Albright, declaró públicamente que "EE.UU. actuará con las Naciones Unidas cuando sea posible y sin ellas cuando sea necesario", cínica declaración que prefigura perfectamente cual va a ser la orientación de la política exterior de EE.UU. (de hecho, esta viene siendo la actitud de la superpotencia durante décadas).

La política exterior de EE.UU. es una puesta en práctica de la "doctrina Truman", según la cual es lícito el uso de la fuerza donde y cuando sea necesario si se trata de proteger los "intereses nacionales" norteamericanos. La actual administración Bush, formada por una peligrosa mezcla de ultraderechistas, magnates del petróleo y fanáticos prosionistas, ha radicalizado la postura de EE.UU. en su política internacional en lo que ha venido en llamarse la doctrina Bush, que consiste nada menos que en hacer uso de la fuerza en "guerras preventivas" cuando exista sospecha de que los intereses nacionales estadounidenses pudieran verse amenazados. En este contexto, la tan cacareada "guerra contra el terrorismo" no es otra cosa que una gran patraña que enmascara la actuación de EE.UU, confiriéndole una cobertura moral e ideológica que con otros argumentos no sería posible.

Un aspecto que choca irremediablemente a quien se entretenga en analizar la política de EE.UU. es la obsesiva defensa que lleva a cabo de los "valores democráticos y la libertad", siendo como es de dominio público que EE.UU. ha dado a poyo y entronizado durante décadas a docenas de tiranos y dictadores en todo el mundo. Esta aparente contradicción merece que nos detengamos a considerar lo que en apariencia es un cambio en la orientación de los valores estadounidenses a la hora de propiciar la configuración de los regímenes en otros países. Para ello debemos tener en cuenta que, ante todo, EE.UU. siempre ha buscado promover la existencia de gobiernos "estables" con el fin de propiciar sus actuaciones en el ámbito económico a través de sus empresas multinacionales y entidades financieras. Para que no nos llamemos a confusión, un estado "estable" es aquel cuyo sistema político es capaz de mantener en su seno un grado fiable de seguridad y libertad de movimientos por parte de las empresas y los inversores extranjeros, dicho de otro modo, que aseguran que el país puede ser expoliado impunemente.

En el peculiar marco geopolítico impuesto por la guerra fría, la doctrina Truman fue dejada a un lado dando paso a lo que vino en llamarse "política de contención". Esto consistía simplemente en dar apoyo económico, logístico y, en caso conveniente, militar, a todo país que mostrara su oposición al bloque soviético. De esta manera, se estaba creando un "área de influencia" con el objetivo de "contener" a la potencia enemiga. En este marco el sistema de gobierno más "estable" de cara al mantenimiento de los intereses norteamericanos era, sin duda, la dictadura. El exceso de libertad que lleva consigo la democracia y la molesta tendencia que esta conlleva a la aparición de gobiernos con veleidades humanistas y populares hace preferible el férreo control de gobernantes despiadados siempre dispuestos a obedecer y dar su apoyo a la gran superpotencia. Es por eso que los movimientos democráticos fueron sistemáticamente aplastados, sobre todo en América Latina, no sólo ante el temor de la aparición de gobiernos de tendencia socialista sino sobre todo ante la posibilidad de que aparecieran gobiernos con tendencia a limitar los beneficios de las multinacionales norteamericanas en beneficio de las clases populares. Este temor explicaría por sí solo el golpe que supuso la aparición del régimen socialista cubano en aquel entonces y el por qué con tanta saña y violencia EE.UU. ha intervenido para que el ejemplo no se repitiera en otros países de América Latina, hasta el punto de que varios estados de Centroamérica fueron totalmente devastados.

Una vez desaparecido el bloque socialista tras la "implosión" de la URSS, y al no representar ya esta un peligro serio a la superpotencia superviviente, ha sido conveniente remodelar la política de intervención en el exterior. La invocación del comunismo como el gran Satán internacional que había que combatir a cualquier precio y al margen de cualquier consideración ha quedado obsoleta, y por tanto ha sido necesario buscar un nuevo "enemigo" que sirva de pretexto y orientación a la nueva política expansionista norteamericana. Este nuevo enemigo es el terrorismo internacional. Hoy estamos viendo como el concepto impreciso de "guerra contra el terrorismo" da cobertura a la invasión militar de países enteros con el único fin de propiciar la expansión de los intereses económicos y el dominio estratégico mundial por parte de EE.UU. En este contexto, y al no existir el peligro de penetración por parte del extinto bloque soviético, el modelo de gobierno más estable es la democracia parlamentaria. Es un modelo perfecto, donde la elección de uno u otro gobierno es simple cuestión de márqueting y está, por lo tanto, en manos de empresarios y magnates financieros. Este modelo apacigua la inestabilidad social mediante el engaño y permite a los entes financieros manipular a su antojo. Es por ello que ahora EE.UU. exige "reformas democráticas" a todos los estados que se rigen por otros modelos y no son de su agrado, por no someterse a los intereses norteamericanos. Es el caso de Cuba, Irán o Corea del Norte, de Siria o de Libia, pero no en cambio de Arabia Saudí, la más feroz de las dictaduras fundamentalistas de la zona pero no obstante "amiga" de EE.UU. por favorecer sin límite los intereses de estos en la zona. Y, si en la democratización de los países se "cuela" por error o imprevisión algún gobierno democrático de verdad, como en el caso de Venezuela, siempre queda el recurso de provocar un golpe de estado y echarlo abajo, tema en el que los agentes de la CIA tienen sobrada experiencia.

La actual crisis de EE.UU. la lleva a un desenfrenado proyecto imperialista.

A pesar de ser actualmente la única superpotencia presente en la tierra, con un ejército en apariencia invencible (no en balde el presupuesto militar de EE.UU. equivale a la mitad del total mundial), EE.UU. no carece de cierta fragilidad. Económicamente, la última década no le ha brindado precisamente uno de sus mejores momentos, y la aparición de la Unión Europea con su moneda única, el euro, ha agudizado la crisis. No olvidemos que EE.UU. es el país del mundo con un déficit público más elevado. Como tantas veces hemos comprobado en la historia, una potencia enfrentada al deterioro económico y a la erosión interna que ello representa responde a ello con la expansión y la conquista. En este caso, este imperativo nos da una idea de los móviles que impulsan la política exterior norteamericana: el dominio mundial que les confiera un liderazgo indiscutible sobre el resto de naciones. Por ello se esfuerzan en desacreditar a los órganos representativos del orden internacional: EE.UU. no quiere supeditarse al orden internacional, quiere imponer su propio orden. Orden que, por supuesto, tendrá como objetivo prioritario la salvaguarda de los intereses comerciales y económicos estadounidenses.

En la actual coyuntura mundial, los analistas del pentágono y la administración norteamericana han llegado a la conclusión de que "pueden" imponer por la fuerza un dominio indiscutido en todo el planeta. Y, por supuesto, para sus mentes mezquinas y egoístas la constatación de que "se puede" se traduce automáticamente al imperativo de que "se debe". EE.UU. está actualmente inmerso en un proyecto imperialista que le lleve al dominio total del mundo. En este marco, la guerra de Irak no es más que una prueba piloto, enmarcada en la estrategia de "atacar blancos débiles" con el objetivo de ir ganando fuerza y acrecentar su poder. En este momento, dada la fragilidad de la economía norteamericana, es de vital importancia ejercer un control sobre los recursos energéticos a escala planetaria, que es el factor clave que ha mantenido al dólar en la posición preeminente que ha venido ostentando hasta el presente. El primer paso es provocar una situación que permita el control total del área geoestratégica de Oriente Medio, con la complicidad del estado de Israel. Una vez logrado este objetivo, no nos quepa duda de que el proyecto imperialista seguirá su curso hacia otros objetivos, siempre bajo pretextos y con argumentos que no resisten un análisis minimamente objetivo, aunque para ellos son suficientes para engañar a la opinión pública mundial.

Hay que enfrentarse a la superpotencia delincuente.

A medida que se incrementa la escalada de violencia provocada por la política exterior norteamericana en todo el mundo, vemos como grandes logros de la sociedad moderna y democrática, como el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión. las libertades públicas, se restringen cada vez más. Los medios informativos son manipulados cada vez más descaradamente con el objeto de esconder la verdad al mundo. Espacios de libertad que todavía subsisten como la red de Internet y los medios de prensa alternativos serán, sin duda, gravemente lesionados en un futuro no muy lejano.

Del mismo modo que llegábamos a la conclusión de que, en la mente de los imperialistas, la constatación de que se puede hacer algo que conlleve un incremento de poder lleva implícitamente la obligación de hacerlo, el resto del mundo debe mentalizarse que, si queremos que sobrevivan las culturas y los estados soberanos e independientes que les dan cobijo, "tenemos" que enfrentarnos al proyecto imperialista de EE.UU. con todos los medios a nuestro alcance. Evidentemente, sería deseable que las naciones poderosas como Francia, Alemania, Rusia o China se dieran cuenta del peligro y buscaran formas de cooperación para contener el avance imperialista. Pero, en esto, la actitud de los pueblos es un factor fundamental. Debemos manifestar nuestro rechazo al proyecto imperialista, nuestro rechazo a los gobiernos que lo apoyan y, quienes vivamos en estados democráticos, utilizar nuestro voto con el fin de frenar las veleidades expansionistas de EE.UU.

Pero no es eso todo lo que podemos hacer. Como ya indiqué, la norteamericana es una economía frágil y en recesión, que necesita de intervenciones militares y otros recursos extremos para revitalizarse. El sistema capitalista es un sistema vertebrado en dos pilares fundamentales: la producción y el consumo. Ellos, los empresarios, los financieros, las élites políticas, dominan el mundo porque controlan el primero de estos pilares.

¡Pero nosotros, la gente humilde, los trabajadores, las gentes y los pueblos que constituyen la mayoría de la población de este mundo tenemos en nuestras manos el otro pilar!

En efecto, "ellos" confían en que los consumidores son una masa impersonalizada que adquiere los productos del mercado obedeciendo las pautas impuestas por el márqueting y la publicidad y las necesidades artificiales que ellos generan. Pero este factor, ejecutado con razón y entendimiento, puede ser un arma formidable, con la que podemos castigar severamente a las superpotencias canallas que mantienen al mundo en un caos de violencia y padecimiento con el único fin de dominar y enriquecerse. Podemos consumir selectivamente aquellos productos que den beneficio a potencias más moderadas y respetuosas del orden internacional y de los valores éticos y humanos, evitando en cambio gastar nuestro dinero en aquellos productos que enriquecen a las grandes empresas norteamericanas. Una caída de sólo un 10% en el comercio exterior supondría para EE.UU. un durísimo golpe. El debilitamiento que ello conllevaría  de su economía no solo haría inviable el mantenimiento de su política de campañas militares, que tiene un elevado coste, sino que provocaría la caída de los gobiernos belicistas en las elecciones, ya que el pueblo norteamericano se daría cuenta de esta manera del daño que la política exterior de su gobierno ocasiona al resto del mundo y de cómo este daño puede volverse hacia ellos. Porque, al igual que ha pasado en todas las naciones del mundo, el pueblo norteamericano tampoco quiere la guerra, también quiere vivir en paz, en un mundo mejor.

Uno solo de nosotros poco puede hacer, pero un boicot sustentado por millones de personas en todo el mundo puede ser, en un futuro próximo, un factor de suma importancia que influya de forma decisiva en el éxito o el fracaso del proyecto imperialista de EE.UU.

 

Jordi Satorra.

www.cubaenelcorazon.com

(próximamente incluiré en mi página un apartado con abundante información sobre el boicot comercial a EE.UU)

agrega un comentario


Somoza
Por Caperucita - Sunday, May. 18, 2003 at 8:35 AM

Estando en general de acuerdo con el texto, creo recordar que Somoza fue dictador en Nicaragua; que fue expulsado del poder por los sandinistas y que luego se lo cargaron con un bazooka en una emboscada, mientras estaba exiliado no recuerdo donde.

Los americanos habían colocado en el poder en Panamá al general Noriega. Después es cierto que entraron en el país a sangre y fuego con el pretexto de acabar con este general y sus conexiones con el narcotráfico (tan útil a los yankis)

agrega un comentario


..
Por .. - Sunday, May. 18, 2003 at 2:08 PM

invasiones :
- El sorpresivo envió desde E.U. a Sicilia (Italia) del mafioso Lucky Luciano por la CIA en 1946, para que organizara la Mafia contra el poderoso movimiento comunista de Italia. A cambio del apoyo tácito o explícito de la CIA de su negocio de narcotráfico desde el Medio Oriente pasando por Marsellas, Francia hasta Nueva York.

- Las de las mafias Asiáticas del opio durante la insurrección China en los años 40 pretendiendo dividirla y el posterior tráfico de esta misma sustancia, que desde Birmania, actual Myanmar, adelantaba desde la década de 1950, el general birmano y agente de la CIA Tuan Shi Wen, destinado a financiar las fuerzas contrarevolucionarias Kuomintang de Chiang Kai-Shek en China.

- La designación de la CIA en Laos del narcotraficante Vang Pao, en los 60s, para que encabezara un ejército anticomunista.

- La ayuda económica-logística que la mafia del narcotráfico Boliviano con apoyo de asesores argentinos y bajo la planificación de la CIA, permitió al general Luis García Meza asestar el golpe de estado en Bolivia, el 1o de noviembre de 1979 y establecer una sanguinaria dictadura militar impidiendo que se posesionara Siles Zuazo, candidato de una coalición de izquierda y elegido democráticamente presidente de la República. Dictadura en la que participó el coronel Luis Arce Gómez como Ministro de Interior implicado en organizar escuadrones terroristas de la muerte (v.g."Los Cuchillos Largos" con los expolícias de la Dop Banzerista), con la ayuda del criminal nazi Klaus Barbie "el carnicero de Lyon" y de convertir Bolivia en gran fábrica de cocaína.

- La aplicación desde 1974 a 1985, de la política de exterminio sistemática a opositores y demócratas por parte de la tenebrosa multinacional terrorista "operación cóndor", inspirada en la doctrina de seguridad nacional (causante de más de 100 mil desaparecidos en América Latina), financiada con dineros provenientes de la actividad del narcotráfico, y en la que participaron directamente los regímenes dictatoriales sudamericanos de los generales Augusto Pinochet, de Chile; Hugo Bánzer Suárez, de Bolivia, Rafael Videla de Argentina, Alfredo Stroessner, de Paraguay; Joao Baptista Figueiredo, de Brasil; los gobiernos derechistas de Isabel Perón, de Argentina y Juan María Bordaberry, de Uruguay; y con tentáculos en los grupos terroristas anticastristas residentes en Estados Unidos y de la Avanguardia Nazionale de Italia.

- La creación y financiamiento en los 80s, con narco-dólares de los terroristas escuadrones de la muerte (paramilitares) en Centroamerica y el Caribe (Guatemala, El Salvador, Jamaica) por parte de influyentes militares incrustados en sus respectivos estados.

- El sofocamiento mediante el uso masivo del crack del movimiento negro en los Angeles (EE.UU) durante la década de los 80 y propiciado por la CIA.

- El respaldo cómplice de la CIA, del Consejo Nacional de Seguridad, y del presidente norteamericano Ronald Reagan, administración que supo rodearse de una docena de miembros del opus dei, en la actividad que cumplía desde comienzos de 1980 la contraterrorista en Nicaragua tendiente al derrocamiento del reciente instalado gobierno sandinista, y que comprendía acciones encubiertas para financiamiento (incluyendo la contribución de 34 millones de dólares aportados por la familia Bin Laden), y suministro de armas, mediante la actividad del tráfico de cocaína boliviana hacia el estado de los Angeles y el subsiguiente lavado de dólares, y en la que estuvo comprometido el coronel Oliver North y los aviones de la empresa privada norteamericana EAST.

- El control que en los 80s ejerció la CIA sobre el comercio de la heroína producido en Afganistán, Pakistán y Birmania, y el que usara para organizar, entrenar y armar a la clase media Afgana en el movimiento Talibán durante su avanzada territorial en la guerra contra la invasión soviética a Afganistán. Este movimiento fue creado y entrenados militarmente por Pakistán a través del ISI (Inter Servicios de Inteligencia paquistaní) en 1995, país en donde estuvieron refugiados desde 1986, armados por Norteamérica durante el gobierno de Donald Reagan incluso con 1000 cohetes antiaéreo Stinger, suministro que llegó a alcanzar a las 65 mil toneladas en 1987, financiados también por Arabia Saudita (con un significativo donativo obtenido del comercio de la droga de la Golden Crescent (la Media Luna Dorada, zona montañosa en Irán, Afganistán y Pakistán), apoyados por la transnacional petrolera norteamericana la Unocal Corp, y reforzados militarmente por la organización bélico-religiosa Al-Qaeda (La Base, en árabe) fundada y liderada desde 1989 por el disidente magnate saudí Osama Bin Laden.

- La permisividad del gobierno colombiano ante la creación y funcionamiento de movimientos neonazis (los nacional socialistas: Movimiento Latino Nacional, rebautizado luego Movimiento Latino Socialista), en la década de los 80 por parte del confeso narcotraficante Carlos Ledher Rivas.

- La invasión a Panamá por 24 mil marines bajo la operación 'Causa Justa' bajo el mandato de George Bush (padre), que finalizó con el derrocamiento y secuestro el 20 de diciembre de 1989, del agente a sueldo de la CIA, general Manuel Antonio Noriega, a nombre de la lucha antidrogas y como retaliación por haber ordenado cerrar el banco Firt Inter-American Bank que al parecer estaba implicado con el narcotráfico.[4]

- El forzado desaparecimiento de PCB (Partido Comunista Birmano) en 1989 por parte de la narco-cúpula militar Birmana y la negativa a permitirle la participación en el cuerpo legislativo a la dirigente de La Liga Nacional por la Democracia (LND) Daw Aung San Suu Kyi en 1990.

- La asonada y golpe por parte la cúpula narcomilitar en contra del primer presidente constitucional Jean Bertrand Aristide de Haiti en 1991.

- La alianza entre las fuerzas militares antisubversivas de la dictadura Fujimorista y el capo peruano Demetrio Cháves Peñaherrera, alias el Vaticano, en la década de los 90, para enfrentar y aniquilar al movimiento guerrillero Sendero Luminoso y al MRTA, y el aprovechamiento de esta confrontación para atentar gravemente contra la democracia y los derechos humanos, contando precisamente con el más fuerte apoyo norteamericano en ayuda policial y militar del que se tenga noticia en la historia del Perú.

- La creación en Colombia, desde los órganos de poder, de 30 grupos paramilitares permanentes, 15 urbanos y 15 rurales, con opción de financiarse con dineros de dudosa procedencia, lo que permitió incluso el surgimiento del grupo denominado los PEPES (PErseguidos Por Pablo Escobar), acatando la directiva No. 200-05/91 : Llamando a que los grupos paramilitares pasaran a ser el componente clave del aparato de inteligencia de sus fuerzas militares. Plan Diseñado por un grupo binacional conformado por la CIA, el Departamento de Defensa Norteamericano y un grupo de la oficialidad militar colombiana, en respuesta a una serie de órdenes, que en 1990, hiciese una comisión de asesoramiento de EE.UU, tendiente a reorganizar la inteligencia militar[5] .

- La operación bajo la cual se pretendió inundar con 50 mil fusiles AK47, adquiridos con dineros provenientes del narcotráfico. Y en la que están envueltos un mercenario y traficante de armas Ucraniano, aviador, piloto de Antonov IL-76, al servicio de la mafia de drogas rusa, e importantes colaboradores de la CIA:

El derechista comerciante de armas de origen turco pero nacionalizado Jordano, Sarkis Soghanalian Kupelian, viejo conocido de los gobiernos dictatoriales Latino Americanos (de Anastasio Somoza, y de la junta militar Argentina de principios de los 80s), relacionado directamente con el escándalo Irán-contras en 1989, y quien a instancias de la CIA armó las milicias cristianas en Líbano y el exagente de inteligencia militar y asesor presidencial durante el gobierno tiránico pro Opus Dei de Alberto Fujimory en Perú, Vladimiro Montesinos Torres, quien además de dirigir esta operación, montara en Colombia una vasta red de espionaje en contra de los grupos subversivos, como parte suplementaria de la operación encubierta gestada y orientada por la CIA tendiente a preparar las condiciones para la posterior invasión al país y como preámbulo al plan Colombia[6] .

- El señalamiento que el confeso colaborador de la DEA Baruch vega hiciese de equipamiento por parte de la CIA con 800 fusiles R-15 a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en enero del año 2000[7] .

- La invasion a Afganistan y la "lucha contra el opio"
( http://www.el-mundo.es/2001/10/24/mundo/1063571.html )

------------------------------------------------------------------------


lo que me llama la atencion es el interes de EUA en Cuba, pais que coopera con estos en la "lucha contra la droga".
no se porque se la agarran con cuba, Canada legalizo la marihuana ( http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php?s=858c64fbbf3a78ea3891e359957aa47b&threadid=19103 )y sin embargo EEUU no los invade, lo mismo suiza, lo mismo Inglaterra, lo mismo belgica, lo mismo holanda ..
en fin..
el problema debe ser que hay mucho riesgo de que algun cubano se drogue.
quiza eeuu piense que es mejor matarlos a todos antes de que haya algun adicto.....
una pena que Fidel Chavez Gutierrez y tantos otros gobiernos apoyen a su verdugo, dueño de la masa negra de us$ que genera la "prohibicion".

agrega un comentario


...
Por ... - Thursday, Aug. 28, 2003 at 1:06 PM

"El dinero procedente de la droga sirvió como catalizador para la desintegración de la URSS y el nacimiento de seis nuevas repúblicas musulmanas en el Asia Central. La CIA, el ISI y su aliado Osama bin Laden aplaudían desde las sombras."
(dice el articulo de elmundo.es)

"El retroceso del Estado y el compromiso ciudadano no serían tan graves si al mismo tiempo los valores y las referencias culturales que sirven de cemento a la cohesión de cada pueblo no fuesen agredidos por un modelo cultural globalizado, producto de los modos de vida que promueven el capitalismo mundializado y el sistema de valores que lo respalda. Este modelo cultural, promovido por el capitalismo y su principal centro de impulsión --los grandes grupos norteamericanos con proyección transnacional--, agrede hoy, no solamente a las sociedades del mundo occidental, sino también a las del mundo subdesarrollado, y las enfrenta a valores y modelos que destruyen la identidad cultural de cada pueblo, les impone una cultura uniforme y mercantil que glorifica la violencia y el individualismo, y atenta contra los valores de solidaridad y los principios éticos que respaldan la mayoría de las culturas, incluyendo sus dimensiones morales y religiosas.

Así se explica la explosión del integrismo en el mundo islámico, iniciada en Irán, a finales de los setenta, y extendida ahora a varios continentes, incluidos el europeo. El integrismo es el resultado de un rechazo instintivo y violento al modelo de vida promovido por el Occidente, con sus dimensiones consumistas e individualistas, y percibido como una agresión cultural y ética en sociedades pobres, impregnadas de misticismo.

Así se explica también --en otro contexto y con formas diferentes-- la resistencia que oponen al modelo norteamericano, naciones que conservan todavía una fuerte identidad cultural --Francia en Europa, Japón en Asia, Cuba en América Latina-- y que las lleva a confrontaciones agudas con los intereses y los centros de poder con sede en Estados Unidos."
http://www.unesco.org/most/francais.htm

dicen las farc
“En tres meses no encontraremos una planta de coca en Colombia” vociferaba el superministro del Interior y Justicia el señor Fernando Londoño recientemente fumigado no con GLIFOSATO sino con un vaso de jugo de lulo, lanzado por un sociólogo indignado por sus reiteradas actuaciones, mentirosas, vulgares y prepotentes.

Nuestro suelo sigue produciendo uno de los 17 elementos para la producción de las pasta de coca, la hoja, los restantes son importados de Europa y EEUU. Y los carteles manejados desde las alturas del poder oligárquico – no olvidar que Alvaro Uribe Velez otorgaba licencias de vuelo para los narcotraficantes y su padre involucrado en el mismo gremio- continúan inundando con este alcaloide las calles de gringolandia, generando utilidades que se equiparan con el presupuesto de las Fuerzas Armadas yanquis para el año 2004:

Quinientos mil millones de dólares (500.000.000.000 US) cifra exorbitante que nos lleva a reafirmar que esta “persecución” no es para acabar con este fabuloso negocio. No señores y señoras. Es para justificar aún más la injerencia en la Gran Colombia que soñaba el Libertador Simón Bolívar y apoderarse en su totalidad de las ganancias de esta guaca repleta de dólares gringos. Es decir, es vigente el postulado Monroe, “América para los norteamericanos”.
------------------------------------------

Los países miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur) se solidarizaron el viernes con la lucha antiterrorista que libra Colombia, mediante una declaración que firmaron sus presidentes y el jefe de estado colombiano Alvaro Uribe.
http://ar.news.yahoo.com/030816/4/817g.html

¿ para eso mierda sirve la unidad latinoamericana ?
¿ para perpetuar el narcotrafico, el lavado de dinero, de cerebros, etc etc ?
¿ quien se opone a los yankis ?
y si, tenia que ser un drogadicto.
hay que estar loco ... un poco ...

agrega un comentario


Sionista debes ser...
Por Anti ... - Friday, Aug. 29, 2003 at 5:33 PM

Este que escribe como... debe ser sionista.Atribuye buena parte de los actos criminales Norteamericanos al Opus Dei y al Vaticano,indirectamente.
Se olvida de señalar que son los capitales de la banca eminentemente judia los que se mueven detras del narcotráfico y de las desgracias humanas.Se olvidada de señalar la participacion deirecta del Estado de Israel en la lucha antirevolucionaria en Colombia.Se olvida que la Elite oligarquica que pretende derribar a Chavez tiene su motor en la comunidad judia de Caracas y todos los intereses subyacentes.
Se olvida de mencionar quines estubieron por tras de la estructura financiera que llevo a Hitler al poder en Alemania.
Son interminables los datos que pueden aportarse.Puntos suspensivos es un judio con una agenda secreta...

agrega un comentario


Sionista debes ser...
Por Anti ... - Friday, Aug. 29, 2003 at 5:34 PM

Este que escribe como... debe ser sionista.Atribuye buena parte de los actos criminales Norteamericanos al Opus Dei y al Vaticano,indirectamente.
Se olvida de señalar que son los capitales de la banca eminentemente judia los que se mueven detras del narcotráfico y de las desgracias humanas.Se olvidada de señalar la participacion deirecta del Estado de Israel en la lucha antirevolucionaria en Colombia.Se olvida que la Elite oligarquica que pretende derribar a Chavez tiene su motor en la comunidad judia de Caracas y todos los intereses subyacentes.
Se olvida de mencionar quines estubieron por tras de la estructura financiera que llevo a Hitler al poder en Alemania.
Son interminables los datos que pueden aportarse.Puntos suspensivos es un judio con una agenda secreta...

agrega un comentario


Puntos suspensivos
Por ............. - Friday, Aug. 29, 2003 at 5:35 PM

Este que escribe como... debe ser sionista.Atribuye buena parte de los actos criminales Norteamericanos al Opus Dei y al Vaticano,indirectamente.
Se olvida de señalar que son los capitales de la banca eminentemente judia los que se mueven detras del narcotráfico y de las desgracias humanas.Se olvidada de señalar la participacion deirecta del Estado de Israel en la lucha antirevolucionaria en Colombia.Se olvida que la Elite oligarquica que pretende derribar a Chavez tiene su motor en la comunidad judia de Caracas y todos los intereses subyacentes.
Se olvida de mencionar quines estubieron por tras de la estructura financiera que llevo a Hitler al poder en Alemania.
Son interminables los datos que pueden aportarse.Puntos suspensivos es un judio con una agenda secreta...

agrega un comentario


ay ay...
Por ... - Friday, Aug. 29, 2003 at 6:12 PM

no soy judio, pero tampoco me considero cristiano, y no me parece mal que haya musulmanes.
no me gusta el "racismo"
de todas maneras te informo que ya he comentado acerca de los vinculos del sionismo en todo este chanchullo
http://argentina.indymedia.org/news/2003/08/126564.php
http://argentina.indymedia.org/news/2003/08/126612.php
leelos son muy interesantes.

agrega un comentario


Cuestiona el Observatorio Geopolítico de Drogas las concesiones a narco-Estados
Por Jornada - Saturday, Aug. 30, 2003 at 10:14 AM

Favorece la privatización de economías el lavado de dinero

Afp y Dpa, París, 20 de abril * La mundialización de los flujos financieros y la privatización de las economías han favorecido al lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas, desarrollando a nivel planteario la economía de este producto en los años 1998 y 1999, aseguró hoy el Observatorio Geopolítico de las Drogas (OGD).

En un informe publicado aquí, el organismo independiente, financiado en gran parte por la Unión Europea (UE) y Francia, hizo énfasis en las "contradicciones flagrantes" entre las enfáticas declaraciones de los Estados acerca de su voluntad de luchar contra la droga y las concesiones a los narco-Estados, cuando éstos son clientes o aliados geopolíticos, constatación que se aplica sobre todo a Estados Unidos. Denunció en ese sentido una réplica globalmente inadaptada "más desarticulada que nunca" por parte de los gobiernos o de las organizaciones internacionales en la lucha contra el narcotráfico.

En el informe, elaborado por un equipo con sede en París, integrado por más de 200 corresponsales ­periodistas, investigadores, miembros de organizaciones no gubernamentales­ en un centenar de países, se consignó que el tráfico de drogas acentúa los problemas económicos (en México y Asia), o lo que es peor, favorece al crimen organizado, como en México, Rusia, Brasil y Sudáfrica.

Afirmó que las prácticas de lavado en los países del sur tiene "efectos perversos" porque no contribuyen a su desarrollo. Peor aún, son un "factor de represión". La economía de la droga, añadió, se integra cada vez más a las economías "tradicionales": las redes de traficantes ya no están exclusivamente en un territorio o en torno a un producto y las mafias invierten en diversos sectores florecientes. Se puede ver también un desarrollo de la corrupción vinculada a la droga.

Refirió que "los últimos paraísos del lavado de dinero del narcotráfico utilizados por las organizaciones criminales, en particular las mafias rusas, son varias islas del Pacífico".

El OGD señaló además 30 conflictos locales en el mundo en "los que interviene la droga a diversos niveles", como en Colombia, en Afganistán, o en Angola, pero también en España, donde el grupo armado ETA ha aparecido implicado en el tráfico de drogas, lo mismo que "las fuerzas del orden que la combatían".

El OGD destacó que el desequilibrio económico Norte-Sur no es extraño al desarrollo del "fenómeno droga" en los países del sur, donde representa una "alternativa económica", para los propios Estados y sus clases dirigentes así como para la población marginada.

Como ejemplo indicó que la reciente concesión de la UE a la industria chocolatera, para emplear 30 por ciento de materias distintas del cacao, provocaría el desarrollo de la cultura de cannabis en los países africanos productores de cacao afectados por la menor demanda.

Los grandes países productores siguen siendo Afganistán (adormidera) Colombia (coca), Marruecos (cannabis) Holanda y Myanmar (drogas sintéticas), putualizó el OGD. La superficie dedicada a la cultura de las drogas sigue aumentando en esos países, en especial en Africa, o en el mejor de los casos se mantiene.

Al referirse a que la mundialización de los flujos financieros y las privatizaciones de las economías se convirtieron en motores para el desarrollo del tráfico de drogas, el OGD dijo que el fenómeno ha afectado sobre todo a los países del sur, donde persisten economías de trueque y las transacciones informales alrededor de la droga.

agrega un comentario


HORA DE ACABAR LA GUERRA CONTRA LA Droga
Por L. Jacobo Rodríguez - Saturday, Aug. 30, 2003 at 10:31 AM

L. Jacobo Rodríguez es Director Adjunto del Proyecto sobre la Libertad Económica Global del Cato Institute.

El general Barry McCaffrey, el zar antidroga estadounidense, sugirió recientemente que la Organización de Estados Americanos (OEA) asuma la responsabilidad de determinar qué países están colaborando en el combate al narcotráfico. El gobierno estadounidense se puede evitar muchos quebraderos de cabeza y disputas diplomáticas con sus vecinos latinoamericanos si logra que la OEA se responsabilice del proceso de certificación, pero tal decisión no reduciría en lo más mínimo el problema del narcotráfico.

El problema surgió por las leyes antidrogas draconianas de Estados Unidos. Esas leyes "han contribuído en gran medida al aumento de la violencia y a la criminalización de vastos sectores — especialmente entre la población negra— de una sociedad que cada vez está más fragmentada," afirma en su informe anual de 1997 el Observatorio Geopolítico de las Drogas, un centro de investigación francés. Sin embargo, Washington sigue culpando a los latinoamericanos por el consumo interno de drogas. "Si esos extranjeros no trajesen drogas a nuestro país," es la racionalización preferida. Los latinoamericanos, por su parte, cada vez están más hartos de esa actitud farisaica de Washington y quieren que el gobierno de Estados Unidos asuma su responsabilidad por los problemas creados.

Responsabilizar a Estados Unidos del narcotráfico latinoamericano puede recordar el antiamericanismo de antaño.
Pero no es así.
Estados Unidos es el mayor mercado de narcóticos del mundo, consumiendo una octava parte, o sea unos 500 mil millones de dólares al año. Por lo tanto, las leyes y las políticas antidrogas de Estados Unidos no solamente afectan a la sociedad de este país sino también a los países productores y de tránsito de narcóticos.

Como la mayoría de las drogas consumidas en Estados Unidos se producen en Latinoamérica, el gobierno estadounidense ha convertido esa región en el principal campo de batalla de su guerra contra el narcotráfico. Pero tratar de detener las drogas donde se producen o en la frontera no tiene lógica mientras las drogas sigan siendo ilegales en Estados Unidos. En el sucio negocio de los narcóticos, la mayor parte del valor (hasta un noventa por ciento) se añade una vez que se cruza la frontera de Estados Unidos. Eso refleja que la prima de riesgo en la venta de drogas aumenta a medida que se aproximan al punto de venta al por menor. Por consiguiente, todos los esfuerzos por erradicar los cultivos y de interdicción —es decir, los esfuerzos por reducir la oferta de drogas— apenas hacen una muy pequeña mella en los márgenes de beneficios de los narcotraficantes.

La despenalización de las drogas en Estados Unidos eliminaría las primas de riesgo del tráfico de drogas y, por consiguiente, los inmensos márgenes de beneficio. Pero en vez de admitir que la solución al problema está en casa, el gobierno estadounidense ejercita su considerable influencia para coaccionar a otros países a que colaboren en una guerra imposible de ganar.

Y el proceso de certificación está en el centro de esa guerra. Pero es un ejercicio arbitrario e hipócrita. Por ejemplo, los esfuerzos antidrogas de México no son mejores que los de Colombia. La corrupción y la violencia relacionadas con el narcotráfico se manifiestan a diario en México. Aún así, México recibió la certificación este año mientras que Colombia fue descertificada por segundo año consecutivo. Claro que la razón de la "certificación" de México es que comparte enormes intereses ecónomicos con Estados Unidos, mientras que el costo de "descertificar" a Colombia es pequeño.

Lamentablemente, la mera amenaza de la descertificación ha llevado a México, donde la violencia relacionada al narcotráfico va en aumento, a impulsar sus propios esfuerzos prohibicionistas. Por ejemplo, el gobierno mexicano recientemente concedió poderes de vigilancia adicionales a las fuerzas armadas, de hecho ya convertidas en el principal actor en el combate al narcotráfico.

Para Washington puede lucir la militarización de las sociedades latinoamericanas como algo positivo a sus intereses, pero el proceso de certificación ha fracasado y continuará fracasando en detener el flujo de narcóticos ilegales a Estados Unidos. Por otra parte, ese mismo proceso está debilitando aceleradamente las frágiles democracias del hemisferio y fomenta las violaciones a los derechos civiles de los latinoamericanos.

(La soledad de la Soberania ... ¿ Vigilar o Castigar ? http://argentina.indymedia.org/news/2003/08/129352.php)

agrega un comentario


TODOS LOS IMPERIOS CAEN,POR SU PROPIO PESO.
Por ELCOMANDANTE JAVIER - Thursday, Nov. 18, 2004 at 11:03 AM
ELCAMPEADOR44@ TODO EL MUNDO

EL DEGENERO DE LAS SOCIEDADES IMPERIALISTAS FUERON, SON Y SERAN EL CONDICIONAMIENTO PARA LA CAIDA DE ESTOS IMPERIO, NADA PUEDE DETENER LA CAIDA NATURAL, DAR TIEMPO A LA JUSTICIA NATURAL,QUE AUNQUE PAREZCA UNA FRASE MUY ARMADA,AL TERMINO DE JUSTICIA NATURALLO CORROVORA LA HISTORIA, EL TIEMPO LO DEMOSTRARA,
LA MUSA DE LA HIOSTORIA, CLIO, SIEMPRE ESTARA PARA RECORDARNOS QUE LOS IMPERIOS CAEN,SOLO NOS RESTA RESISTIR Y RESISTIR, RECORDEMOS LO QUE GUEVARA DIJO ALGUNA VEZ, SEAN SIEMPRE CAPACES DE SENTIR EN LO MAS PROFUNDO DE SU SER CUALQUIER INJUSTICIA COMETIDA CONTRA CUAQUIERA EN CUALQUIER PARTE DEL MUNDO, ESA ES LA CUALIDAD MAS BELLA QUE PUEDA TENER UN REVOLUCIONARIO ESPARANZA EL EL NOMBRE DE NUESTRO MUNDO TIEMPO ES EL NOMBRE DE NUESTRA LUCHA CONTRA LOS ESCLAVISTAS DEL MUNDO

agrega un comentario


La Vision de algunos Delirantes
Por Observer - Thursday, Nov. 18, 2004 at 1:28 PM

No necesitan refutarme. No estoy de acuerdo con esta vision de ultraderechistas aislacionistas (si, los sectores que dicen eso son aislacionistas, no tienen idea de que viven en el centro de un imperio y que muchos de los beneficios que tienen -gasolina a un 25% del precio mundial por ejemplo- se deben a que su pais "se desaisla" cada vez que tiene que obetner ventajas por modos politicos o militares).

Traduccion

Es un hecho: Las Naciones Unidas (financiada por los contribuyentes Americanos!) ha sido desde largo tiempo un refugio seguro para terroristas y regimenes opresivos que consideran a America como un enemigo.

Mas alarmante todavía, las Naciones Unidas estan empezando a apuntar a los derechos que nos dió Dios que son disfrutados por los Americanos desde que nuestra gran nacion fue fundada. El derecho a la propia defensa, al uso de tu propiedad, o incluso el derecho a tener hijos pueden llegar a ser pisoteados si se permite que las Naciones Unidas tengan el poder que buscan tener.

agrega un comentario


olvide la imagen!!!
Por Observer - Thursday, Nov. 18, 2004 at 1:29 PM

olvide la imagen!!!...
salirse_de_la_onu.jpg, image/jpeg, 878x195

agrega un comentario