Julio López
está desaparecido
hace 4781 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Algo anda mal
Por Andres López - Friday, Oct. 21, 2011 at 7:44 PM

Algo anda mal y no es sólo este boligrafo … Digitalizada la palabra, vuelvo a repetir: algo anda mal.

En otros tiempos, no muy lejanos, una llamada al celular, un mensajito y sabíamos al toque lo que ocurría en ese momento en determinado lugar.
Sabemos de violencia y represión desde hace años y algunxs entendemos también que es el único lenguaje conocido por el poder dominante que aplasta y aplasta todo signo de vida.
Y lo peor es que no me refiero a esto cuando afirmo que algo anda mal. Anda mal la comunicación entre quienes estamos del mismo lado de la barricada. Nos supo unir el espanto,y también el amor, (o eso pareció).
Están golpeando en todas las puertas a la vez aunque finjamos que golpean la del vecino.
Vienen por todo y creen que tienen con qué mientras las calles y las plazas se llenan de cámaras vigilantes y rejas humillantes.

Hay un gigante que despierta, somos parte de él.

Y mientras preparan sus tanques, nosotrxs fuimos aprendiendo y conocimos nuestras limitaciones, pero también conocemos nuestras posibilidades.
Mientras ellxs preparan cárceles y le dan y le dan manija a que consumas, que consumas mucho; así “todo” funciona y sos feliz con la motito, la camioneta o la botella de coca cola y te moris de ganas de tener ese celular de última generación y para poseerlo haces lo que haces …

Consume mentira sobre mentira en eso que llaman medios de comunicación. O consume reiteración y falta de imaginación en esto que llaman medios alternativos.

¿Cómo los van a reprimir un 12 de Octubre? A ellxs, quienes acampan en la av 9 de Julio y Av de Mayo, acá, en Buenos Aires. (y esas personas, ojo, en ese acampe, no se revindican como indígenas ni relacionados con pueblos originarios, aunque sus facciones indiquen otra cosa y la historia se presente desnuda)
Lxs represorxs se atrevieron, como lo hicieron hace dos años en Tucumán, donde fusilaron a un indígena que defendía su territorio. Javier Chocobar es su nombre. Hace dos años, como cada año, en esta masacre que lleva quinientos diecinueve años, la violencia es usada para apropiarse-expulsar-excluir.

El sábado pasado un jóven de 20 años dijo que cuando hace unos meses participó del reclamo de los Qom y junto a ellxs cortó esa avenida 9 de julio, dijo, haberse sentido vivo por primera vez, y lo volvió a sentir en ese momento (que estaba transcurriendo), que de vuelta se sentía vivo, durante la manifestacion del 15-O, actividad realizada en sintonía con otras protestas que ocurrían en otras regiones del planeta.

Es que tenemos mucho de fantasma hambriento, es que solemos olvidarnos que somos milagros viajeros y volvemos una y otra vez a pensarnos sin sangre.

No te salves

Porque no hay forma de salvarse, y aunque creas que crees en esa política (mientras aspiras otra línea de cocaína ) no podes acallar esa angustia.

Y mirá Chile, y mirá Grecia, y no te olvides nunca de África,
O date vuelta el balero (cerebro) y celebrá la mentira, pero eso sí, date cuenta que cuando votes orgulloso este próximo domingo estarás encerrando aún más ese que fuiste,
sí, ese “iluso”, ese mismo,
además de garantizar más veneno en los campos del país y cada vez menos vertientes de agua pura en la cordillera y para fortalecer este Estado Policial y Parapolicial y para incentivar más de todo esa mierda del “progreso” y la alta tecnología y todo ese vaciamiento impecable que no hay forma de detener “desde adentro”, porque al sistema capitalista se lo hace desde adentro y no te deja escapatoria, por más grieta que creas ver.

Y si ya no te importa nada porque preferís reducir la vista a ese absurdo concepto de que “no hay que hacerle el juego a la derecha”, fijate bien dónde estás.

Vos ya lo sabés, tan sólo te lo recuerdo.

[ fragmentos de fragmentos de un texto de título voluptuoso]

otro pedacito:

raíces

La fórmula socioeconómica que denominamos Neoliberalismo impuesta por los Chicago Boys, liderados por Milton Friedman aquél 11 de Septiembre de 1973 en $hile con las fuerzas armadas de Pinochet, continúa en plena implementación masiva en la America del Sur.

El traje y corbata reemplaza en un montaje teatral al uniforme verde o azul y se comienza a hablar de democracia.

Desde entonces, los ajustes a las reglas del juego del mercado favorecieron mejor cada vez a los ricos y destruyó los derechos del resto de los seres vivos de este planeta.
Esta continua generación de excluídos de todas las edades y los sexos en todas las regiones dió como resultado una cantidad tan grande de personas sin trabajo ni tierra ni vivienda, tanta cantidad, que la organización resultaba urgente y necesaria para gestionar una mínima contensión al desastre social que se desarrollaba con increible rapidez.

El entramado social, de por sí delicado, comenzó a romperse en pueblos y ciudades. Dignidades y valores se vendían por monedas. El dolor y la desesperación como un desierto se expandía sin obstáculo alguno.

Del devenir del carácter autoritario o igualitario de la estructura de las organizaciones de trabajadores sin trabajo fueron surgiendo creciendo y dividiéndose cientos de organizaciones a lo largo de todo el territorio denominado Argentina.

La economía con sus palpables vivencias sacudió a la sociedad con múltiples cambios en las reglas del juego capitalista. Las soluciones eran aportadas por las mismas personas e intituciones que causaron el desastre, multiplicando y profundizando los problemas y conflictos. La inflación la reseción la desocupación las crisis competían por el primer lugar en los titulares de diarios y en las vidas de millones.

La impunidad de atroces crímenes de lesa humanidad garantizaba el éxito de los crímenes que seguirían generando la dictadura del mercado con careta de democracia.

agrega un comentario


un dato mas...
Por raas - Saturday, Oct. 22, 2011 at 5:50 AM

Me atrevo a afirmar que antes de 1973 la dictadura de la imagen (o la representación de la sucesión de imágenes-símbolos masificadas por los medios), es decir la imagen por sobre todo ya había hecho su ingreso.

"Los pobres siempre han sido socialmente impotentes. El apoyarse cada vez más en la atención y el cuidado institucionales agrega una nueva dimensión a su indefensión: la impotencia psicológica, la incapacidad de valerse por sí mismos. Los campesinos del altiplano andino son explotados por el terrateniente y el comerciante -una vez que se asientan en Lima llegan a depender, además, de los jefazos políticos y están desarmados por su falta de escolaridad. La pobreza moderna conjuga la pérdida del poder sobre las circunstancias con una pérdida de la potencia personal. Esta modernización de la pobreza es un fenómeno mundial y está en el origen del subdesarrollo contemporáneo. Adopta aspectos diferentes, por supuesto, en países ricos y países pobres." Ivan Illich, La sociedad desescolarizada (1971)

Hacía un tiempo, pues, que la mentira era vista como verdad a los ojos de sujetos pasivos casi objetos...

Guy Debord, un 'rato antes', ya había captado la idea no nueva en La sociedad del espectáculo en 1967 (un año antes que el famoso mayo francés) "El espectáculo organiza con maestría la ignorancia acerca de lo que está pasando, y acto seguido, el olvido de cuanto, a pesar de todo, acaso haya llegado a saberse. Lo más importante es lo más oculto"

Y sigamos retrocediendo en el tiempo, ya que nos sobra, y leamos lo que nos decía Lewis Mumford allá por 1934 en su libro Técnica y civilización: "Es necesario notar lo siguiente: la mecanización y la sistematización no son fenómenos nuevos en la historia: lo que es nuevo es el hecho de que esas funciones hayan sido proyectadas e incorporadas en formas organizadas que dominan todos los aspectos de nuestra existencia."

Pero vayamos al principio del siglo XIX y el sabotaje y destrucción de los ludditas ingleses para las 'incipientes' fábricas urbanas. Los ludditas sí que miraron hacia adelante, que más allá de toda erudición analítica ya veían una seria amenaza en esos asentamientos milagrosos de producción de dependencia y supervivencia miserable.

Karl Marx, años después, observó con tino, más allá de su mecanicismo mesiánico, lo siguiente: "Cada progreso económico es al mismo tiempo una calamidad social.”

O sea que la dependencia masiva-casitotal a la 'mega-máquina' como algunos autores llaman al 'sistema' (o como cada cual prefiera para su ideología) en estos tiempos alcanzó niveles desorbitantes que exceden cualquier escala mas o menos 'humana' y sobre todo deja fuera de alcance todo lo que no sea cambiar para no cambiar nada (basten como muestra los gráficos ejemplos de Argentina, Uruguay, Brasil, Ecuador, Venezuela, Bolivia). La colonización cultural es tan profunda y severa (al punto de no retorno) que las respuestas a las preguntas (inacciones, represión, saqueo del poder local-nacional) son siempre salvoconductos para que un nuevo amo reemplace al anterior sin que medien (socialmente hablando) interrogantes que vayan más allá de las narices del poder ('poder' utilizado aquí de un modo casi maniqueo suponiendo que existiera una guerra entre gobernantes y clases empresariales contra el resto de los seres humanos, cosa que no pareciera para nada exacta).

“(…) Quien domina es siempre heredero de todos los vencedores. Por eso, la empatía con el vencedor favorece en cada caso al dominador del momento” Walter Benjamin (1940)

agrega un comentario